Local

Obama reta a los grupos de presión a una 'lucha' por el presupuesto

Obama confía ciegamente en el presupuesto que ha preparado para EEUU en 2009, en plena crisis económica. Tanto confía, que está "preparado para luchar" contra los grupos de presión si es necesario. "No llegué aquí para hacer lo mismo que venimos haciendo hasta ahora", dijo el presidente.

el 15 sep 2009 / 23:21 h.

TAGS:

Obama confía ciegamente en el presupuesto que ha preparado para EEUU en 2009, en plena crisis económica. Tanto confía, que está "preparado para luchar" contra los grupos de presión si es necesario. "No llegué aquí para hacer lo mismo que venimos haciendo hasta ahora", dijo el presidente.

El presidente de EEUU, Barack Obama, desafió ayer a los grupos de presión que defienden los intereses económicos de los "viejos negocios", en referencia a las industrias gasista y petrolera, que pueden perder las exenciones impositivas de las que disfrutaban si finalmente se aprueba el presupuesto presentado por Obama como medida de reacción ante la crisis. "Sé que estos pasos no van a sentar bien a esos intereses especiales y a esos grupos de presión que se ganan la vida con esa antigua forma de hacer negocios, y me consta que ya se están preparando para la lucha en estos mismos momentos. Pues mi mensaje para ellos es éste: Yo también", advirtió.

En su habitual discurso semanal ante la nación, el presidente Obama lanzó un mensaje sobre todo destinado a "las compañías petroleras y gasistas", a las que "no va a gustar" que se ponga fin a una política de impuestos "con la que se han ahorrado 30.000 millones de dólares". El presidente puntualizó que el nuevo presupuesto no sólo recortará los impuestos de los trabajadores estadounidenses, sino que eliminará las exenciones que habitualmente disfrutaban los contribuyentes que ganan más de 250.000 dólares al año.

Es más, el presidente señaló que "el presupuesto pone punto y final a las exenciones para las empresas que envían el trabajo al extranjero". "El presupuesto nos pone en el camino de las energías limpias, renovables, que crearán nuevos trabajos americanos, nuevas industrias americanas, y que nos liberarán de la peligrosa dependencia del petróleo extranjero", añadió Obama.

De igual modo, el presidente se comprometió a reducir, a través de esta partida presupuestaria, "la carga de la seguridad social sobre los estadounidenses" y a proporcionar "un sistema educativo que preparará a los americanos para competir en el mundo". "Yo trabajo para el pueblo americano. No he venido aquí para hacer lo mismo que venimos haciendo hasta ahora. Llegué aquí para garantizar el cambio abrumador que este país demandaba cuando votó en noviembre. Y el principio del cambio se encuentra en este nuevo presupuesto", concluyó.

Ayer, el presidente de EEUU defendió su proyecto ante el Congreso, al que animó a aprobar los presupuestos "del cambio", mientras los republicanos consideran que promueven un gasto excesivo que hipotecará el futuro del país.

Obama envió esta semana su primera propuesta de presupuesto, que se eleva a 3,55 billones de dólares y prevé un déficit para este año fiscal de 1,75 billones. Un presupuesto que, según dijo, refleja "la realidad que hemos heredado: un déficit de un billón de dólares, una crisis financiera y una onerosa recesión". Obama espera que con estos presupuestos los estadounidenses tengan la esperanza de que "finalmente" se confronten los desafíos diarios que afrontan y que haya un gobierno que use los dólares de sus impuestos de forma responsable. La propuesta presentada al Congreso incluye reducciones tributarias para los sectores de menores ingresos, inversiones en energía limpia, salud y educación.

Así por ejemplo, contempla la creación de un fondo de 634.000 millones para extender la cobertura sanitaria en la próxima década y la reducción de los impuestos a los estadounidenses con ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales, de la que se beneficiarán el 95% de la población. En paralelo, se irán aplicando recortes en los gastos para reducir el déficit presupuestario hasta los 533.000 millones de dólares en el 2013.

  • 1