sábado, 17 noviembre 2018
14:28
, última actualización
Cofradías

Objetivo: la seguridad de la Madrugá

Se estudia la conveniencia de cerrar los bares  de Reyes Católicos, Julio César y alrededores

el 24 mar 2012 / 20:15 h.

TAGS:

El cortejo de nazarenos de Los Gitanos discurre por el Centro.

El delegado de la Madrugá en el Consejo de Cofradías, Vicente García Caviedes, ha solicitado a las autoridades municipales de Fiestas Mayores y Seguridad que, como ya ocurriera en el año 2010, estudien la conveniencia de proceder al cierre de los bares de la zona de Reyes Católicos, Julio César, Pastor y Landero y alrededores durante la noche más hermosa de Sevilla.


Esta fue una de las medidas que el Cecop adoptó en 2010 después de que en la Madrugá de 2009 varios incidentes en la zona del puente de Triana reavivaran el fantasma de las célebres carreritas del año 2000.


En la primera reunión específica mantenida por el delegado de la Madrugá con los responsables de seguridad municipales, Caviedes ha apreciado que "hay una gran voluntad política de arreglar los problemas de la Madrugá" y prueba de ello es que la organización de esta jornada "se esté preparando prácticamente dede que entró el nuevo Gobierno", apunta.


"Otro de los temas que se solucionaron en el año 2010 fue el de la presencia policial en la calle, algo fundamental", incide Caviedes. Y no es que con anterioridad la presencia policial fuera escasa en la jornada cenital de la Semana Santa, explica el delegado, es que "muchos de los agentes estaban de paisano, y no es lo mismo; el uniforme disuade mucho más".


Una de las claves para garantizar el buen discurrir de la Madrugá pasa, explica Caviedes, por controlar un perímetro de tres o cuatro kilómetros a unas determinadas horas, en concreto, "entre las 2.30 y las 5.30 horas". Dentro de este "círculo" objeto de un mayor control policial estarían zonas y puntos claves: Reyes Católicos, calle Trajano, plaza de la Encarnación, plaza de la Virgen de los Reyes, Postigo y, cerrando de nuevo el círculo, el eje Reyes Católicos-Magdalena.


Puntos conflictivos. "La Madrugá está cogida con alfileres y, año tras año, se repiten una serie de incidencias en puntos coincidentes que convendría arreglar reforzando la seguridad en esas zonas". La primera de estas incidencias, expone García Caviedes, sucede en el cruce que realiza la cofradía del Gran Poder desde la calle Zaragoza a Gravina una vez que el paso de palio de la Esperanza de Triana, que va camino de la Catedral, transcurre por Reyes Católicos.

Otra de las zonas conflictivas durante la Madrugá se sitúa en la plaza de la Magdalena. "El procesionar de la Esperanza de Triana por la Magdalena también es complicado porque ya hay gente apostada para ver la salida del Calvario.

El siguiente punto caliente es el transcurrir de la Macarena por la calle Trajano y su entrada en Campana. "Es una zona de relativo conflicto ya que la cofradía de El Silencio está esperando que pase la Macarena para poder tirar por Javier Lasso de la Vega y a su vez el cortejo de Los Gitanos también espera para meterse detrás del palio del Silencio".

Las aglomeraciones de público con las que se topa la hermandad de la Macarena a su salida de la Catedral en la zona de Argote de Molina también suele ser otro de los puntos conflictivos de la Madrugá. "Mucha gente allí", apunta Caviedes.

Vicente García Vaciedes mantuvo este viernes una primera reunión con representantes de Fiestas Mayores y de Seguridad del Ayuntamiento a los que trasladó su experiencia como delegado de la Madrugá en el Consejo durante los últimos años. Al respecto de la posibilidad de rebajar la intensidad de las farolas en los palcos al paso de las cofradías en la Madrugá, García Caviedes expresó sus dudas: "Las hermandades han pedido apagar las luces en determinadas calles y a determinadas horas, pero ninguna me ha pedido que se atenúen las luces en la plaza de San Francisco".

  • 1