Local

Objetivos al alcance

Parece que Míchel se ha dado cuenta pronto: Kanouté  y Negredo arriba.

el 27 feb 2012 / 11:11 h.

TAGS:

Desconozco el grado de sinceridad del presidente del Real Betis Miguel Guillén cuando el periodismo le bombardea con preguntas incisivas sobre dónde mira cuando tiene por delante la clasificación de su equipo. Es cierto que la distancia en puntos puede hacer ver cosas muy distintas. O bien la zona europea o bien distancia con los equipos del descenso. Aplaudo cómo se desenvuelve el presidente bético, que antes de cualquier proclama efectista ante sus aficionados busca esa realidad del mantenimiento de la categoría, fundamental en el concurso en que está sumido el Betis.

Buenas sensaciones. El partido del Getafe sirvió para ir como el zorro que se comió uvita a uvita la viña. Ir sumando puntos con la tranquilidad de estar cerca de esa cuarentena que creo será suficiente viendo cómo los equipos de la zona del descenso son incapaces de sumar de tres en tres. De momento, realidad. Buenas sensaciones las que da el equipo y esperar a conseguir los puntos que dan el respiro y entonces buscar otros horizontes. Tener los pies en el suelo como los tiene el presidente Miguel Guillén es una buena señal de gobierno. No fue precisamente un buen gobierno lo que tuvo el Betis en los últimos años. ¿Lo recuerdan? Seguro que sí.

Un plus. Era importantísimo para el Sevilla el partido de Valencia. Lo sacó adelante con una victoria que sirve para llenar de dudas al Valencia pese a sus 8 puntos de ventaja y meterse en el pelotón de equipos que quieren estar la próxima temporada en Europa. Jugar con Navas y Reyes en banda para tener a Kanouté y Negredo arriba me convence mucho más que las apariciones de Trochowski y Rakitic junto a Medel. Crean más incertidumbre los dos gigantes en la defensa rival.

Parece que Míchel se ha dado pronto cuenta y los aficionados se lo agradecerán. Una victoria te da 3 puntos pero muchas veces lleva implícito una serie de factores que aunque no sean perceptibles te dan una autoestima que puede ser muy importante de cara al futuro. Había muchos nervios y, sobre todo, muchísimas incertidumbres. La victoria de Valencia no las disipa en su totalidad pero da lugar a un margen de confianza para el siguiente compromiso, el sábado próximo ante el Atlético de Madrid. Rival directo en todo, y recibirlo con la moral por las nubes y con la afición volcada es un plus que en estos momentos cruciales del campeonato necesitaba el Sevilla.

  • 1