Deportes

Ocasión para dar el salto

Tras dos años y medio de vaivenes por los sótanos de la tabla al Betis se le presenta hoy la posibilidad de dar un salto cualitativo en la clasificación, despegarse más de los puestos de descenso y meterse entre los diez primeros, donde sólo ha militado dos semanas en los últimos 30 meses. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 00:36 h.

Tras dos años y medio de vaivenes por los sótanos de la tabla al Betis se le presenta hoy la posibilidad de dar un salto cualitativo en la clasificación, despegarse más de los puestos de descenso y meterse entre los diez primeros, donde sólo ha militado dos semanas en los últimos 30 meses.

Con la visita al Ono Estadi para medirse al Mallorca el Betis inicia un tramo crucial de la temporada en el que puede dejar, si no prácticamente amarrada, sí muy bien encarrilada la permanencia, pues se mide a rivales directísimos ante los que los puntos -especialmente las victorias- valen doble, por lo que sumas y deja de sumar el contrario. El rival de esta tarde será el Mallorca de Gregorio Manzano, del que tan sólo le separa un punto en la tabla, pues los baleares, tras un prometedor inicio de campaña -ya sumaban 14 puntos en las 8 primeras jornadas- han bajado notablemente el pistón, hasta el punto de sumar sólo 15 más en los 16 últimos partidos (2 victorias, 9 empates y 5 derrotas) y empezar a merodear la zona media-baja de la tabla en la que hay tantos equipos implicados y el que se despiste va a tener un serio disgusto al final.

Reválida.

La cita, para los béticos, tiene un innegable sabor de reválida tras el espléndido triunfo de la jornada anterior ante el Real Madrid, logrado a base de reaños y sufrimiento después de un inicio de partido descorazonador. Lo normal es que Paco Chaparro no haga cambios en el once -la convocatoria es la misma- que poco a poco se va asentando como el titular, pues las lesiones están respetando al plantel y los que salieron de inicio ante los merengues se han ganado el puesto para esta cita tan importante en Son Moix donde, curiosamente, el año pasado empezó la cuesta abajo con Luis Fernández, que a punto estuvo de costar el descenso a Segunda división.

Aquel Betis 06/07, que en la jornada 25 había ganado en Riazor y, tras empatar en casa con el Zaragoza, mantenía un colchón de 5 puntos con el descenso, encajó dos goles tras dos córners en los dos primeros minutos de partido en el Ono Estadi que fueron el inicio de una desastrosa racha. Hasta doce partidos seguidos sin ganar estuvieron los verdiblancos, lo que provocó el cese de Luis Fernández tras la penúltima jornada (0-5 ante Osasuna) y la llegada provisional y salvadora de Paco Chaparro al banquillo, desde donde ahora está haciendo méritos para ser primer cabeza de cartel la próxima temporada.

Así que es mucho lo que pone en juego el Betis esta tarde ante el conjunto balear, tanto como alejar los fantasmas del pasado y poder empezar a vislumbrar el futuro con ciertas dosis de optimismo, algo que hace ya demasiado tiempo parecen tener los béticos olvidado en el baúl de los recuerdos.

Ballesteros por nunes.

En las filas baleares, Gregorio Manzano hará al menos dos cambios, el obligado por la expulsión del central Nunes en Valladolid, que dejará su puesto a Ballesteros, y otro en medio campo, pues Pereyra se cayó de la convocatoria y su puesto será ocupado por Basinas. Ballesteros, por cierto, ya fue expulsado en el Ruiz de Lopera en la primera vuelta. Ese partido lo ganó el Betis por 3-0 en la que, hasta la fecha, es la victoria más holgada de los verdiblancos en todo el Campeonato de Liga (junto al 3-1 al Almería, las únicas logradas por más de un gol de diferencia), de ahí que el empate tampoco sea una mala cosecha, pues permitiría ganar el average particular a los balerares y quien sabe sí aumentar un poco más la distancia con la zona de descenso, que a día de hoy marca el Deportivo, que recibe en Riazor a un Espanyol especialmente peligroso lejos de Montjuïc. Con la victoria, eso sí, el salto sería considerable.

  • 1