miércoles, 20 marzo 2019
18:07
, última actualización
Local

Ocasión perdida

El alcalde ha perdido una oportunidad. En esa extraña decisión expresada por la portavoz municipal sobre la no presencia del PP en la inauguración de las obras del Salvador, ha entrado de parte y ha perdido razón. Que la posición haya criticado hasta la saciedad, y digo saciedad porque ha saciado incluso a...

el 15 sep 2009 / 18:16 h.

El alcalde ha perdido una oportunidad. En esa extraña decisión expresada por la portavoz municipal sobre la no presencia del PP en la inauguración de las obras del Salvador, ha entrado de parte y ha perdido razón. Que la posición haya criticado hasta la saciedad, y digo saciedad porque ha saciado incluso a los más sedientos con su insistencia en la critica "desargumentada"a la peatonalización, no da la razón al alcalde cuando asegura que el triunfo de sus tesis es lo que se celebra y, por tanto, no deben estar sus críticos. Se equivoca, porque la oposición, acertada o equivocada, tiene todo su derecho, es más su obligación, de criticar lo que no le gusta del Gobierno.

Cuando la oposición se pasa de frenada, cuando critica sin argumentar de manera razonable ni convincente, cuando sencillamente utiliza la critica para sembrar a voleo por si alguna semilla prende, son los ciudadanos los que la juzgan y saben hacerlo, que no le quepa la menor duda al alcalde. Pero es igualmente cierto que cuando el gobierno, o su presidente en este caso, es decir el alcalde, se equivoca, a los ciudadanos tampoco les gusta.

Desde una responsabilidad como la que el alcalde tiene se pueden hacer cosas bien hechas como la peatonalización, que cotizan menos, si al mismo tiempo, no se trabaja para que la convivencia sea lo más perfecta posible. Se da mal ejemplo de convivencia, cuando se expulsa de la fiesta de uno a quien no piensa como uno, más en este caso en el que la celebración es sobre un espacio de todos y para todos. El alcalde ha perdido una ocasión, no de callarse, sino de demostrar que es más fuerte que las criticas, remitiéndose a lo hecho e invitando al contrario a celebrarlo.

  • 1