sábado, 20 abril 2019
16:39
, última actualización
Local

Oceanía y Pacífico sur responden con rapidez y evacuaciones a tsunami chileno

La actuación rápida de los gobiernos, la evacuación de decenas de miles de personas y la cooperación de la población permitió que el tsunami creado por el seísmo de Chile pasara hoy por Oceanía y el Pacífico sur sin causar víctimas mortales.

el 28 feb 2010 / 08:52 h.

TAGS:

La actuación rápida de los gobiernos, la evacuación de decenas de miles de personas y la cooperación de la población permitió que el tsunami creado por el seísmo de Chile pasara hoy por Oceanía y el Pacífico sur sin causar víctimas mortales.

Desde el tsunami de 2004, que mató a cerca de 230.000 personas en una docena de naciones bañadas por el Índico, las autoridades y poblaciones de esta región del mundo se toman muy en serio el peligro de las olas gigantes.

Australia, Nueva Zelanda, Fiyi, Samoa y otros países bañados por el Pacífico sufrieron hoy el impacto, pero las olas que se abatieron en sus costas midieron en general entre uno y tres metros de altura y rompieron sin causar daños.

Según la radio australiana, el impacto más fuerte sucedió en las islas Marquesas, en la Polinesia francesa, donde se registraron olas de cuatro metros, pero no se ha informado de víctimas o daños de consideración.

Nueva Zelanda fue alcanzada sobre las 08.00 hora local (18.15 GMT de ayer), en las islas Chatham, con olas de hasta tres metros.

Como en otros países, las autoridades neozelandesas habían emitido la alerta en todo el litoral del Pacífico, se ordenó a los barcos permanecer en puerto, o en alta mar si no podían atracar a tiempo, y las áreas más amenazadas habían sido evacuadas.

"Todos respondieron particularmente bien, las estructuras de Defensa Civil en las distintas regiones, la Policía, los bomberos, el Servicio Guardacostas", dijo el ministro neozelandés de Defensa Civil, John Carter.

"Creo que lo más destacable ha sido que el memorando de entendimiento acordado con los medios de comunicación funcionó de manera espectacular", añadió Carter.

A pesar de que Nueva Zelanda ha rebajado el nivel de alarma, mantendrá la alerta en toda su costa oriental hasta mañana como medida preventiva.

El reino de Tonga fue uno de los primeros Estados insulares de la Polinesia en recibir el tsunami, pero llevaba en alerta desde la 01.15 de la madrugada (12.15 GMT del sábado) y no canceló la alarma hasta doce horas después.

A Fiyi llegaron las olas sobre las 09.00 hora local (20.00 GMT del sábado) y, tras comprobarse que la subida del nivel del mar era mínima, cancelaron la alerta después de un par de horas.

"Las observaciones en Lautoka (segunda ciudad del país), Suva (capital) y Nuku'alofa (capital de Tonga) han confirmado efectos mínimos en el nivel de mar. Se ha levantado la alerta, la gente puede regresar a sus casas o puestos de trabajo y retomar la normalidad", anunciaron las autoridades fiyianas.

Cuando el Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico, en Hawai (Estados Unidos), retiró la alarma en Fiyi, las islas Marshall, Nauru, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu y Vanuatu, los gobiernos de esos territorios fueron haciendo lo propio.

Las olas que rompieron en Tahití se alzaban medio metro, en Samoa unos 40 centímetros y entre ambas, y más pequeñas, las que llegaron a la costa australiana, pese a que Australia había cerrado playas y destacado patrullas.

En las islas Norfolk midieron 50 centímetros; en la Costa de Oro, en Queensland, 20 centímetros; en Southport y Darlington, en Tasmania, 17 centímetros; y en Port Kembla, en Nueva Gales del Sur, 14 centímetros.

Unos 50.000 filipinos, de un país de 90 millones de habitantes, dejaron la orilla por un terreno más elevado después de que el Instituto Vulcanológico y Sismológico elevase el nivel de alerta al grado 2.

Los expertos del instituto calcularon que olas de al menos un metro alcanzarán las provincias con vistas al Pacífico

  • 1