Local

Ocho de cada diez licenciados hallan empleo a los dos años de salir de las aulas

En los procesos de selección de personal cada vez pesan más las capacidades y habilidades que los aspirantes son capaces de demostrar

el 30 sep 2014 / 16:00 h.

TAGS:

Los informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) vienen dejando al sistema educativo español en muy mal lugar. Con ellos se precipitan una cascada de datos demoledores sobre las deficiencias del sistema. El último de esos estudios ha llevado a los titulares un dato llamativo: el 14 por ciento de los españoles con estudios de FP superior o universitarios están en paro. Y lo que es más preocupante: esta tasa triplica la media de la OCDE. Este porcentaje ha obligado a salir a la palestra a las institucionales académicas, que defienden que poseer una titulación universitaria es garantía de una oportunidad laboral. Ciertamente lo es si se compara con la tasa de paro entre los jóvenes que no tienen estudios superiores, donde dicha tasa supera holgadamente el 40 por ciento. La directora del Secretariado de Prácticas en Empresas y Empleo de la Universidad de Sevilla, Mar García Gordillo, de hecho, parte de esta premisa: con un grado «hay muchísimas más opciones de encontrar un empleo que si no se tienen estudios». Para, a renglón seguido, enumerar los cuatro mandamientos nuevos del mercado laboral: ya no hay ofertas de empleo para toda la vida, se trabaja por proyectos, los salarios son más bajos y se valoran más que antes las habilidades y competencias, casi al mismo nivel o más que los conocimientos teóricos. En este contexto es en el que hay que interpretar los últimos datos, recién salidos del horno, que maneja la Universidad de Sevilla relacionados con la tasa de inserción laboral y que aún no se han presentado. El Secretariado ha realizado alrededor de 4.000 entrevistas telefónicas a los egresados del curso 2011/2012. Esta cantidad equivale al 60 por ciento del total de titulados en aquella promoción. La institución quería saber cuál era la situación de estos antiguos alumnos dos años después de salir de las aulas (esta información es además de obligado cumplimiento desde la puesta en marcha del EspacioEuropeo de Educación Superior). Si la lectura se hace desde el vaso medio vacío, el dato es que el 20 por ciento de los egresados en 2011/2012 siguen en paro; si la lectura se hace desde el vaso medio lleno, el dato es bien distinto: más del 80 por ciento de esos licenciados están trabajando dos años después de abandonar la facultad. Dónde ya es otro cantar. La directora del Secretariado de Prácticas en Empresas y Empleo de la Universidad de Sevilla asegura que la mayoría ocupa un puesto de trabajo relacionado con su titulación. El vicerrector de Transferencia –donde se inserta el Secretariado–, Ramón González Carvajal, apostilla que «trabajar de lo tuyo» no es ya el elemento determinante a valorar. Estudiantes en los pasillos de la Fábrica de Tabacos. / Foto: Paco Cazalla Estudiantes en los pasillos de la Fábrica de Tabacos. / Foto: Paco Cazalla Los porcentajes por áreas de conocimiento son los que siguen: los grados de la rama sanitaria tienen una tasa de inserción del 83,88 por ciento; en las técnicas, un 76 por ciento; en las ciencias sociales, un 60,80 por ciento; en las experimentales, un 48,53 por ciento; y, por último, las humanidades, con un 49,40 por ciento (adviértase que no es la última en el ránking). La consecución de un empleo mejora ostensiblemente en el caso de aquellos egresados que cursaron un máster. En las humanidades, la tasa de inserción laboral sube al 64,49 por ciento; en las experimentales se sitúa en el 87,72 por ciento; las ciencias sociales, un 66,75 por ciento; las técnicas, un 81,65 por ciento; y en la rama sanitaria, un 81,66 por ciento (el porcentaje es menor que en el caso de los grados porque las carreras sanitarias son habilitantes ya de pos sí). Y, por último, la tasa de inserción de aquellos egresados que se decantaron por seguir formándose en un doctorado. En el caso de las humanidades, la tasa de inserción laboral es de un 94,1 por ciento; en experimentales, un 87,27 por ciento; en ciencias sociales, un 95,45 por ciento; en técnicas, un 97,83 por ciento; y en sanitarias, un 95,74 por ciento. Mar García Gordillo reconoce que el curso pasado la Agencia de colocación de la Universidad de Sevilla detectó un aumento de las ofertas de empleo, gestionando en total algo más de 200. La directora del Secretariado de Prácticas da un consejo cada vez más extendido, sobre todo en las redes sociales: «Tenemos que olvidarnos ya de mandar 50 currículos. En lo que debemos trabajar es en conseguir destacar en medio de ese montón de currículos». El paso previo a un empleo suele estar en la realización de prácticas. Con el Plan Bolonia, las prácticas han pasado a ser una materia más si se quiere obtener el grado. El Secretariado de la Universidad de Sevilla gestiona 12.000 prácticas en un curso, de las que tan solo 1.500 son extracurriculares. García Gordillo destaca de todas que «las empresas están muy contentas con nuestros alumnos y sus conocimientos aunque sí flaquean en competencias como el trabajo en equipo o la expresión oral». Universidad Para la Universidad de Sevilla, el empleo de sus egresados, como para el resto de universidades españolas, es clave. Por eso, apostará por poner en marcha la que será su I Feria de Empleo. Hasta ahora, eran los centros de Ingenieros e Informática los únicos que tenían ferias de empleo con la presencia de decenas de empresas punteras en su ámbito. En el caso de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería, la Feria tiene carácter anual; en el caso de Informática, el evento se celebra cada dos años. La directora del Secretariado de Prácticas en Empresas y Empleo de la Universidad de Sevilla, Mar García Gordillo, ya está dando los últimos retoques a una iniciativa que no quiere que sea «una feria al uso» y que va fundamentalmente dirigida a recién egresados y estudiantes de máster y doctorado. Para lograrlo, desde su departamento se han diseñado actividades pre y pos Feria de Empleo. Entre esas actividades previas, la directora del Secretariado de Prácticas esboza un curso sobre herramientas para el empleo en el que se le enseñará a los estudiantes cómo hacer un currículum por competencias, una carta de presentación con las motivaciones por las que se opta al puesto, una entrevista de trabajo... Hoy mismo se abre la matrícula para ser beneficiario de este curso, para el que se habilitarán 100 plazas y que dará 1,5 créditos a aquel alumno que lo curse. Ya en la Feria, una actividad reconocida con 0,5 créditos, los estudiantes podrán conocer de primera mano las políticas de contratación de las empresas.Serán los responsables de recursos humanos de compañías muy conocidas los encargados de dar estas charlas englobadas dentro de la actividad Pasaporte al empleo. También se proyectarán en el recinto en el que se celebre la Feria, aún por determinar, vídeos de no más de 3 minutos en los que egresados que ya han encontrado su primer empleo cuenten su experiencia personal. Por último, los agentes sociales tendrán su espacio para que le den a los futuros trabajadores las claves sobre cuál es la legislación vigente en materia laboral. Ya después de la feria, entre enero y febrero, los que cursaron el programa de herramientas para el empleo tendrán un seguimiento por parte del Secretariado con el fin de conocer si han aplicado y con qué éxito todo aquello que aprendieron. Durante la Feria, Mar García Gordillo adelanta que en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla se celebrará el Foro Universidad-Empresas. «Nos acusan de que vivimos de espaldas a la empresa y queremos subsanarlo». Por eso, se premiará el compromiso de aquellas empresas que ofrecen prácticas a estudiantes universitarios. Los elegidos saldrán de las propuestas de los centros. Habrá un premio para gran, mediana y pequeña empresa. Para «ponérselo fácil» a los estudiantes, la Universidad fletará autobuses desde los campus con dirección a la sede de la Feria de Empleo. En el recinto se habilitará un espacio para entrevistas personalizadas e incluso se instalarán ordenadores e impresoras para que los estudiantes puedan modificar e imprimir sus currículos para dejárselos en mano a las empresas. Pero para que la I Feria del Empleo sea un éxito se necesita el respaldo de los estudiantes y también del sector empresarial. Ya han confirmado su asistencia la Fundación MAS, Heineken, Carrefour, Fujitsu... y así hasta cerca de medio centenar de firmas. La Universidad de Sevilla tiene como modelo las feria organizadas por la Universidad Carlos III de Madrid, que dispone de uno de los eventos con más trayectoria (seis ediciones y una media de 60 empresas participantes en cada una de ellas).

  • 1