martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización

Ocho originales paradas para modernizar e iluminar las largas esperas en Tocina-Los Rosales

Mientras el viajero pasa los minutos, puede contemplar grandes imágenes a toda resolución de los puntos más bonitos o destacados de la localidad.

Una de las nuevas paradas de Tocina-Los Rosales. Foto: Auxi Contreras Una de las nuevas paradas de Tocina-Los Rosales. Foto: Auxi Contreras Coger el autobús nunca fue tan agradable en los núcleos de Tocina o Los Rosales. Mientras el viajero pasa los minutos de la espera, puede contemplar grandes imágenes a toda resolución de los puntos más bonitos o destacados de la localidad, mientras una ligera y diáfana estructura resguarda del sol o la lluvia. En definitiva, se trata de convertir ese rutinario momento en casi una experiencia que servirá a propios, para apreciar lo que tienen, y ajenos, para llamar su atención. En una primera fase se sustituyeron dos paradas, a falta de colocar otras dos que completan el proyecto. El objetivo, en palabras del alcalde Francisco José Calvo, es «promocionar la localidad con imágenes muy representativas». Además de apostar por lo estético, la originalidad de la idea abarca hasta la fabricación del invento. «Hecho en nuestro pueblo» es el eslogan con el que Calvo presentó estas paradas de autobús a los ciudadanos. Y es que desde su concepción hasta la colocación final, toda la cadena es estrictamente local. El herrero municipal, José Antonio Cano, es el responsable del diseño que parece «estar gustando a la mayoría de la gente», al ser «más moderno y luminoso». Las imágenes, son también de un fotógrafo vecino del municipio. Las instantáneas elegidas son la de una chimenea, como «el símbolo más emblemático de Los Rosales», señala el regidor, las dos torres de la Iglesia de Tocina y la ermita de la Soledad. Las piezas de acero en las que se ensamblan las marquesinas «tienen un aspecto oxidado», que aporta encanto al resultado final, que obtuvo «350 ‘Me Gusta’ en apenas unas horas en las redes sociales». En los talleres municipales, «donde el personal laboral va rotando cada tres meses», también se elabora el monumento de la Orden de Malta de la rotonda de acceso al municipio, las letras con el nombre de la localidad, bancos, etc. El mal estado de las viejas ha sido el detonante de este cambio que se suma al lavado de cara que el gobierno está dando a ambos núcleos. A esta remodelación se suman la nueva rotonda de acceso al municipio, la iluminación nocturna de monumentos y el adecentamiento de la entrada del núcleo de Tocina por la Gran Avenida, entre otros.

  • 1