Cultura

Odyssey deberá devolver a España 17 toneladas de oro

El Gobierno español obtuvo ayer una importante victoria legal en la batalla que libra por la propiedad del tesoro -17 toneladas de oro y plata valoradas en 500 millones de dólares- que la empresa cazatesoros Odyssey rescató del fondo del Atlántico procedente del naufragio de un buque español.

el 16 sep 2009 / 03:48 h.

El Gobierno español obtuvo ayer una importante victoria legal en la batalla que libra por la propiedad del tesoro -17 toneladas de oro y plata valoradas en 500 millones de dólares- que la empresa cazatesoros Odyssey rescató del fondo del Atlántico procedente del naufragio de un buque español.

La empresa bautizó el caso como el Cisne negro y desde la primavera del año 2007 ha defendido que España no podía demostrar que el tesoro encontrado -medio millón de monedas de oro y plata- corresponda a la fragata de la Armada Nuestra Señora de las Mercedes.

Sin embargo, el juez Mark Pizzo de Tampa (Florida) dictaminó ayer, según fuentes del tribunal, que no tiene jurisdicción sobre el caso y que el tesoro debe ser devuelto a España, para lo que recomienda un plazo de diez días.

En su dictamen, el juez Pizzo acepta completamente los argumentos del Gobierno español y señala que el tesoro debe ser devuelto a España porque el naufragio corresponde a la fragata Nuestras Señora de las Mercedes, por lo que la carga está sometida a la inmunidad soberana.

No obstante, la pelea judicial no termina aquí, ya que inmediatamente la empresa cazatesoros Odyssey anunció que apelará la decisión del juez Pizzo, que ha sorprendido a la compañía de Tampa. "Vamos a recurrir al recomendación del magistrado", afirmó la vicepresidenta de Odyssey, Melinda MacConnel, en un comunicado difundido por la empresa.

"Éste es un caso donde hay claramente muchos asuntos relevantes que han sido disputados, como si el buque de las Mercedes estaba o no en una misión comercial y si la propiedad de las piezas recuperadas pertenecen o no a España". "Supongo que los demandantes que reclaman sus derechos de propiedad por el hecho de que eran de sus ancestros se unirán a nuestro recurso", agregó McConnel.

El director general de Odyssey, Greg Stemn, manifestó, por su parte, su sorpresa por el dictamen del juez Pizzo y señaló que han cumplido escrupulosamente con la ley.

"Me parece equivocado que el tribunal haya encontrado pruebas suficientes para identificar que el pecio pertenece al buque de Nuestra Señora de las Mercedes y que Odyssey y los descendientes de los propietarios carezcan de ningún derecho legal", señaló Stemn.

"Confío en que el juez o tribunal de apelación reconozca el vacío legal de la reclamación presentada por España", agregó Stemn.

La empresa destacó, por último, que presentará el recurso contra la decisión del juez y que seguirá defendiendo con todas sus fuerzas sus derechos sobre el tesoro.

Odyssey presentó en el año 2007 el caso ante un tribunal de Tampa y argumentó que le pertenecían el medio millón de monedas de oro y plata que habían encontrado en el fondo del Atlántico de lo que España considera era el hundimiento de la fragata de Nuestra Señora de las Mercedes, que naufragó en 1804.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, mostró ayer su alegría por la sentencia sobre Odyssey, una decisión que marca "un precedente muy importante de cara a todos los descubrimientos submarinos de futuro". "Estamos muy contentos. Es muy importante esta decisión. Me alegro de que el juez haya visto realmente que el barco y el tesoro pertenecen a España", ha afirmado la ministra minutos antes de comparecer ante la comisión de Cultura del Senado para explicar las líneas generales de la política cultural.

Por su parte, el PP se mostró también satisfecho y pidió que la nueva Ley de Patrimonio Histórico evite situaciones similares.

Y la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, definió ayer como "ejemplarizante" la sentencia. La responsable autonómica destacó en declaraciones a Efe que la decisión tomada por el juez "muestra un clara posición de la justicia contra cualquier entidad que atente contra el patrimonio submarino" y supone un "gran antecedente para futuros descubrimientos". Asimismo, señaló que "nadie queda impune cuando se comete un delito contra el patrimonio aunque se use tecnología avanzada que tiene como objetivo el expolio de los tesoros". Y recalcó que en este caso "la Junta nunca dio autorización alguna a la empresa Odyssey para realizar el rescate del tesoro".

  • 1