Local

'Ojalá el día 2 haya una avalancha que agote todos nuestros juguetes'

Antonia Aguilar lleva casi 30 años siendo la encargada de la juguetería Osorno, un comercio estable en la ciudad y que llena cada año de ilusión a miles de pequeños sevillanos.

el 15 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

Antonia Aguilar lleva casi 30 años siendo la encargada de la juguetería Osorno, un comercio estable en la ciudad y que llena cada año de ilusión a miles de pequeños sevillanos.

Ya son más de 30 años. "De Osorno se puede hablar como la mítica juguetería sevillana, cercana a su clientela y de confianza", como caracteriza Antonia Aguilar, la encargada de esta juguetería, que lleva tantos años como ésta lleva abierta, entre patines, juegos de mesa y muñecas.

Ella mejor que nadie sabe desde primera persona cómo funcionan los especialistas de la diversión infantil y cómo se desarrollan sus ventas. Varias generaciones han pasado ya de recibir estos artículos a ejercer de Reyes Magos llenando de ilusión sus casas con juguetes adquiridos en este establecimiento.

Y es que Osorno tiene sus secretos para atraer la atención de los sevillanos: "El trato personalizado". La responsable de este comercio afirma el secreto que avala a Osorno todos estos años como un aspecto a destacar frente a la competencia, y es que "aquí se aconseja, se orienta y se explica cada detalle para que el cliente quede lo más satisfecho y tranquilo posible". Gracias a ello, este año esta céntrica juguetería de la ciudad no ha visto afectada a sus ventas la temida crisis que afecta a la sociedad. "Papá Noel ha reducido su gasto pero llevamos una venta regular aunque más encaminada al día de Reyes", comenta Aguilar entre casitas de Mickey Mouse y Nancys, los juguetes estrellas de estas fiestas en este mítico comercio que "aún con crisis los padres siguen regalando alguna cosilla más de las que los niños piden, aunque se note el amoldamiento a lo deseado por los pequeños -un gasto medio familiar por niño de alrededor de 120 euros o unos cuatro artículos-".

Por pereza encontramos a muchos sevillanos apurando los últimos días antes de los ansiados Reyes Magos para comprar los regalos, aunque hay otros que apuran tanto por realizar sus compras a partir del día 2. Las rebajas no es lo que más preocupa a esta juguetería ya que "intentan mantener unos precios asequibles y por debajo de otros comercios". "Pero si hubiera una avalancha el primer día de rebaja y se agotara todo el género, ¡estaríamos muy contentos!", exclama Antonia, y es que algunos juguetes salen a la luz un año y al siguiente su momento ha terminado. Aunque este año no es el caso de este establecimiento infantil, "se nota el estancamiento de videojuegos y artículos tecnológicos pero será porque ya la mayoría de los niños tienen una wii en casa, no por la crisis". Nenucos, Nancies, casitas o barbies son los juguetes más vendidos e incluso agotados en Osorno, quedando atrás las tradicionales bicicletas, triciclos o caballitos que "no preocupan a este comercio ya que la venta es continua y se vende de todo, aunque de éstos sean los menos demandados".

A fin de cuentas, si no queda satisfecho o se lo ha pensado mejor, Osorno tras la llegada de sus majestades de Oriente, abre sus puertas para cualquier reclamación; y es que la dedicación exclusiva a estos artículos infantiles no lo tiene otro comercio. "Aunque se haya producido un boom comercial con respecto a los comercios chinos, los ciudadanos y, sobre todo, nuestra clientela habitual saben muy bien la calidad y los controles que tienen nuestros juguetes a los de este tipo de tiendas que son de un mecanismo seguro: encender-apagar-tirar".

  • 1