Local

Ojo al dato, que te roban el alma

¿Son seguras las redes sociales o tras ellas están auténticos vampiros de datos personales dispuestos a venderlos al mejor postor?¿Es una ventaja que haya empresas que prometen "la biografía" de una persona aportando sólo su nombre o estamos ante el gran hermano de verdad, el del '1984' de Orwell?

el 16 sep 2009 / 07:43 h.

TAGS:

¿Son seguras las redes sociales o tras ellas están auténticos vampiros de datos personales dispuestos a venderlos al mejor postor?¿Es una ventaja que haya empresas que prometen "la biografía" de una persona aportando sólo su nombre o estamos ante el gran hermano de verdad, el del '1984' de Orwell?

El número de ficheros inscritos en la Agencia Española de Protección de Datos rozaba en junio de 2009 el millón y medio de archivos, según la propia agencia, encargada de vigilar que no se cometan abusos con ellos. ¿Pero su vigilancia es efectiva? El Número de multas

se incrementó en 2008 (último dato disponible) un 56,4% respecto a 2007, por un valor de 22,62 millones de euros.

Las denuncias aumentaron un 88% en ese mismo periodo.

Si nos trasladamos al verano de 2009 muchos usuarios de Facebook, la red social más extendida en el mundo, recibieron un correo que les animaba a incrementar su configuración de privacidad para evitar que sus fotos acabaran anunciando productos de terceros.

Un responsable de Facebook se molestó días después en desmentir la posibilidad de ese mal uso de los datos personales a todos los que salvaguardaron con un click sus perfiles. Sin embargo, incluso entusiastas embarcados en la web 2.0, como la impulsora de las nuevas tecnologías de la comunicación en la Universidad de Deusto, Lorena Fernández

ven con desconfianza las cláusulas para que los usuarios cuelguen fotos, datos del perfil o cualquier otra información en la extendida red social, que presume de estar disponible en 65 idiomas.

Ella misma define a este periódico una sesión de Facebook "como practicar sexo: si sabemos qué riesgos existen y cómo se pueden evitar, podremos disfrutar de él sin ningún problema. Pero la solución no es la abstinencia".

Eso sí, hay que tener en cuenta que la Agencia de Protección de Datos "tiene las manos atadas", explica Fernández, ya que no puede perseguir a una empresa, Facebook, radicada fuera de la UE.

Así que ojo: "Por ejemplo, un amigo me comentaba que cuando su estado en Facebook era el de soltero, casi todos los anuncios que le aparecían en la barra lateral eran de plataformas de contactos. En cuanto cambió a comprometido, desaparecieron esas notificaciones".

Facebook decidió el 27 de agosto cambiar sus normas sobre la privacidad de sus 200 millones de usuarios, presionado por el Gobierno de Canadá, y permitirá que éstos puedan eliminar sus cuentas.

Otro diario digital, éste especializado en las colisiones entre los derechos a la propia imagen y la intimidad y el tráfico de datos personales, mantiene ocupado al licenciado en derecho y director de una empresa especializada en la protección de la intimidad Samuel Parra.

Decenas de dudas y falsos mitos sobre los datos personales quedan aclarados, además de aportar la lista de las empresas más multadas

este año por hacer mal uso de ellos (que encabeza France Telecom, es decir, Orange, seguida por Telefónica y Ono). Asimismo, repasa los casos más curiosos que han llegado a los tribunales y, con conocimiento jurídico envidiable, comenta las sentencias, algunas sorprendentes.

Una de las últimas entradas, del 11 de agosto, aclara por qué es ilegal que una empresa aporte al juez la contraseña de correo de un cliente al que ha denunciado por estafa. Sus bestias negras: las empresas de venta por teléfono, los laberintos burocráticos y la trampa que puede ser el número del DNI o la matrícula del coche para que la trayectoria vital completa de uno acabe vendida al mejor postor.

Este activista por los derechos personales está convencido de que estamos indefensos: "Mi blog nació en 2006 ya ahora me consultan empresas de 2.000 trabajadores, tanto para evitar que sus comunicaciones salgan fuera del ámbito laboral como para evitar sanciones por abusos". Incansable aporreador de la puerta de la Agencia de Protección de Datos (para defenderse de las llamadas de telemárketing que sufre en su casa o para anular multas de la zona azul de Murcia, su ciudad), conoce bien que el organismo estatal "apenas actúa de oficio, sino cuando un perjuidicado denuncia" por "falta de personal.

Y es que el reino de la picaresca ha hallado en la tráfico de datos personales un filón para expandirse. Ganchos como SMS que prometen regalos a cambio de contar cómo te llamas, dónde vives o páginas web que prometen darte la "biografía" de quien quieras sólo con teclear su nombre piden y piden cada vez más datos personales sin que nadie explique para qué los quieren. Hagan la prueba con su propio nombre en páginas que se anuncian

en google.

  • 1