Deportes

Ojo Pep, que este Betis es mejor que aquel que te eliminó hace 17 años

El Betis ya noqueó al Barça de la Copa estando en Segunda y siendo los azulgrana campeones de Liga, como ahora.

el 06 ene 2011 / 19:14 h.

Rubén Castro (dos) y Jorge Molina, autores de los tres goles.

Menudo partidazo el que se marcó el Betis en la matinal del día de Reyes, regalando a sus incondicionales un fútbol de muchos quilates y la posibilidad de reescribir la historia en la eliminatoria soñada ante el todopoderoso FC Barcelona, que ya sabe lo que es caer en la Copa ante un Betis de Segunda: pasó hace 17 años y me tocó vivirlo. ¡Qué noche la de aquel día!

Este Barça es mejor Barça que aquel Dream Team de Cruyff, Koeman, Stoichkov, Romario, Guardiola y compañía, pero es que este Betis de Pepe Mel, Rubén Castro, Emana, Salva Sevilla, Jorge Molina, Dorado y una nueva generación de canteranos de oro (siete jugaron ayer, los mismos que puso Guardiola en San Mamés) también es sustancialmente superior a aquel de Kresic que dio la campanada del siglo en el Camp Nou. Comparen: Diezma, Merino II, Monreal, Ureña, Chirri, Roberto Ríos, Cañas, Mágico Díaz, Alexis (Merino I), Cuéllar (Tab Ramos) y Juanito....

Cruyff lo debió de ver tan fácil entonces que, tras el 0-0 de la ida, en la sala de prensa del Benito Villamarín, menospreció las opciones del Betis de pasar la eliminatoria y respondió altanero y chulesco a una pregunta del compañero José María Gutiérrez 'Guti' sobre las opciones de los béticos en el Camp Nou. A su entender, no existía la más remota posibilidad de que su Barça fuera eliminado por ese Betis que se arrastraba en la División de Plata y que poco después de la proeza copera (0-1, gol del gallego Juanito en las narices de Koeman y el padre de Sergi Busquets, que era el portero) tuvo que echar a su entrenador al perder en el Salto del Caballo de Toledo y situarse nada menos que a diez puntos del líder, el Espanyol.

Ese Betis luego conducido por Serra Ferrer, subió a Primera como una exhalación (segundo, a un punto de los pericos) y el año siguiente se dio el gustazo de acabar tercero, empatado a puntos y por delante –gracias al average general– del mismísimo Dream Team de Cruyff, campeón de las cuatro ligas precedentes. Pep Guardiola, que entonces estaba en su plenitud como jugador, recordará bien aquella eliminatoria, al igual que el hoy presidente bético Rafael Gordillo, que prestaba sus penúltimos servicios con escudo de las trece barras. El de Santpedor es un tipo bastante más humilde que su maestro holandés y seguro que no se atreve a menospreciar el potencial del Betis como hace 17 años hiciera Cruyff, sobre todo si vio la disertación de fútbol que ayer dieron los verdiblancos en Getafe, un partidazo con todas las de la ley.

  • 1