Local

Olas de 16 metros arrasan el litoral norte de la Península

El temporal que azota el norte de España barrió durante el día de ayer toda la costa cantábrica. El resultado, 50 buques hundidos, olas gigantes, vientos de hasta 150 km/h y cuantiosas pérdidas materiales.

el 15 sep 2009 / 01:35 h.

TAGS:

El temporal que azota el norte de España barrió durante la noche y el día de ayer toda la costa cantábrica. El resultado, 50 buques hundidos y encallados, olas gigantes, vientos de hasta 150 km/h y cuantiosas pérdidas materiales.

Lo que ocurrió a lo largo de toda la costa norte española hace mucho tiempo que no acontecía con tal magnitud. Así lo atestiguan vecinos del casco viejo de San Sebastián que vieron sus casas inundadas y como el agua les subía hasta las rodillas.

Coches abollados, algunos de ellos con los cristales rotos, se amontonan en uno de los extremos de la calle, entre un amasijo de hierros procedentes de persianas y marcos de ventanas, cristales y grandes pedruscos que las olas arrastraron. San Sebastián se levantó ayer por la mañana con una imagen desoladora.

Pero ésta no era una situación excepcional en la provincia vasca, ya que toda la costa norte se vio sumida en situaciones tan caóticas como similares.

En Bilbao, quizás una de las ciudades más afectadas, olas de hasta 16 metros disolvieron 25 metros de rompeolas en el puerto Bermeo. En el puerto de Ondarroa las olas causaron daños en los edificios colindantes al rompeolas. Las balizas quedaron fuera de servicio.

Más de 50 embarcaciones se hundieron o encallaron en estos puertos y dos personas tuvieron que ser rescatadas ya que quedaron anegadas en su sótano.

En Santander, olas de hasta 11 metros inundaron varios hoteles cercanos a la costa. La playa del Sardinero se esfumó entre la bravía del mar y el viento.

En Galicia, los fuertes vientos y oleajes se saldaron con cuatro heridos. Tres de los lesionados, en la tarde del lunes, fueron heridos tras romper grandes olas contra el paseo marítimo de A Coruña, y el cuarto ayer, al caerse en las rocas de Punta Herminia, en el mismo municipio, por un golpe de mar que hizo que perdiera el equilibrio y se arrojase al vacío.

Durante la tarde de ayer, a las 20 horas aproximadamente, se contabilizó en La boya ubicada en Cabo Vilán, en La Coruña, una ola significante de 12,7 metros, lo que puede corresponderse con una ola máxima de alrededor 20 metros de altura.

Protección Civil hizo ayer un llamamiento a los habitantes cercanos a la costa para que "extremen la precaución y procuren no acercarse a las playas y acantilados" al mantenerse la alerta por el temporal, al tiempo que solicita la "colaboración ciudadana" para evitar situaciones de riesgo y garantizar la seguridad.

La advertencia se incrementa en horas de pleamar, cuando sube la marea, ya que unida al fuerte viento puede ser peligroso.

El 112 de la comunidad de Galicia recalcó que las incidencias registradas fueron, en general, de "escasa consideración", excepto las localizadas en el paseo marítimo de A Coruña, y en Miño, donde se desprendieron 30 metros de pasarela de madera.

La mayor parte de las intervenciones estuvieron relacionadas con la retirada de árboles, pancartas y señalización viaria, aunque también se realizaron varias operaciones de rescate.

  • 1