"Olía a alcohol y se tambaleaba"

Pacientes de la doctora investigada por pasar consulta ebria en un ambulatorio del municipio cuestionan que no le notaran nada cuando llevaba desde por la mañana de guardia.

el 28 dic 2013 / 23:15 h.

“No entiendo cómo el resto de compañeros del ambulatorio no se dieron cuenta porque a mí nada más entrar me dio olor a alcohol y cuando se levantó se tambaleaba”. Rocío es una de las usuarios del centro de salud de San Hilario que el pasado día 25 pasó por la consulta de la doctora de guardia investigada por la Consejería de Salud tras constatarse su estado de embriaguez. La voz de alarma la dio un paciente al que la médico pretendía inyectarle anestesia en un ojo. Rocío entró justo antes de él en la consulta con su hija, que sufría un ataque de asma, y es una de las usuarias que puso una denuncia. centro-salud-dhermanasEran las seis de la tarde pero, según la información trasladada a los pacientes por parte del personal del centro de salud, la doctora llevaba pasando consulta desde por la mañana. Cuando tras el incidente y las quejas de los usuarios de la tarde se le practicó la prueba de alcoholemia dio una tasa de 0,91 miligramos de alcohol por litro de sangre, casi cuatro veces superior a la máxima permitida para conducir. Rocío se pregunta “cómo llegó esa mujer a trabajar por la mañana si a las seis de la tarde tenía todavía esa cantidad”. En su caso, tras salir de la consulta, comentó con su marido que había notado algo raro en la doctora. “Mi marido fue al mostrador a preguntar si estaba en tratamiento o algo y en ese momento fue cuando salió el chico del ojo”, explica. Fue este joven el que dio la voz de alarma al comprobar que sus sensaciones sobre la profesional coincidían con las de otros pacientes como Rocío. “El chico avisó a una hermana suya abogada y fue ella la que llamó al juzgado de guardia y ya le dijeron cómo tenía que proceder, que teníamos derecho a que se le hiciera la prueba de alcoholemia y que había que avisar a la Policía para ello”, relata. La doctora, que no forma parte de la plantilla del ambulatorio sino que cubría la guardia de Navidad “y el resto decían que no la conocían”, se sometió voluntariamente al test aunque, según Rocío, “antes de que llegara la Policía cogió el bolso y decía que se iba pero el chico la metió en la consulta”. En su caso, pidió que otro facultativo viera a su hija “porque ya no me fiaba” y como el resto de pacientes, fueron atendidos en el mismo centro. La Consejería de Salud continúa investigando los hechos para decidir si adopta medidas disciplinarias al respecto, para lo cual está recabando información de los testigos que trabajaron y pasaron por el ambulatorio ese día. Fuentes de este departamento sí confirmaron que desde el día 25 no ha vuelto a trabajar, no porque haya sido suspendida sino por los turnos que le tocaban. Mientras, desde el Colegio de Médicos reconocieron que sus abogados están intentando contactar con ella y comprobar si está colegiada para ofrecerle sus servicios jurídicos, si bien hasta el momento no han podido identificar a la protagonista ya que “su identidad no ha trascendido por lo que no sabemos ni siquiera si está colegiada” (la ley estatal de colegiación obligatoria aún no ha sido aprobada y en Andalucía una norma eximía a los médicos que ejercen solo en la sanidad pública de la colegiación, si bien el Constitucional ha dictado este año sentencias en contra de esta norma autonómica).

  • 1