Deportes

Oliver pinchó en hueso con el presidente de la junta

Antonio Jesús González Díaz es bético de nacimiento y se ha movido en círculos contrarios a Manuel Ruiz de Lopera.

el 14 dic 2010 / 23:18 h.

Antonio Jesús González Díaz, a la derecha, junto a Jaime Rodríguez Sacristán y Carmen Zambrano, el lunes.
El Betis celebró el lunes la junta extraordinaria de accionistas que tanto reclamaban muchos béticos y que tan poco querían los que hasta anteayer permanecieron en el poder en Heliópolis. Luis Oliver y sus consejeros afines sabían que el 13-D supondría el punto quién sabe si final de su estancia en el club de las trece barras y por eso hicieron todo lo posible por impedir su celebración. Su penúltima jugada fue apuntar al hombre designado por el Juzgado de lo Mercantil para dirigir la junta, Antonio Jesús González Díaz, a través del bufete en que trabajaba, CMS Albiñana&Suárez de Lezo, vinculado familiarmente con Mario Conde, amigo de Oliver, pero no se imaginaban que iban a pinchar en hueso. González Díaz, miembro del Colegio de Abogados de Sevilla desde 1997, no sólo es bético de nacimiento, sino que tiene una relación muy estrecha con personas relacionadas con los sectores contrarios a Lopera (y por tanto a Oliver).

González Díaz es yerno de Antonio Ojeda, presidente del Consejo General del Notariado de España, ex presidente del Parlamento andaluz y, sobre todo, ex directivo bético y miembro original de la Fundación Heliópolis. Además, se forjó como abogado en el despacho de Juan Moya, también ex directivo del Betis y hermano de José Moya, presidente de Persán y hombre fuerte de la Fundación, y Juan Luis Mauduit, sobrino de Juan Manuel Mauduit, ex presidente del club.

Esa relación con el sector del beticismo que no quiere saber nada de Lopera también fue uno de los motivos por los que el juez Eduardo Gómez le encomendó la dirección de la junta que daría paso a un Betis distinto. González Díaz respetó esa misión y eso le costó el trabajo. También puede costarle mucho a su bufete, ya que su despido ha suscitado una fortísima oposición en algunos de los socios. Según compañeros de profesión, la publicidad negativa que se ha ganado el despacho con este caso puede provocarle un daño irreparable. González Díaz, mientras tanto, no atraviesa su mejor momento anímico y ayer, según algunas fuentes, ni cogía el teléfono a los consejeros del Betis, elegidos en la asamblea que él presidió.

  • 1