lunes, 17 diciembre 2018
22:31
, última actualización
Deportes

El Betis se rebela contra un castigo "injusto, discriminatorio y oportunista"

El presidente Ollero recuerda que "hechos de mayor gravedad acaecidos en otros estadios no fueron sancionados con esta dureza ni con ninguna". El club incluso sospecha que el vídeo original está trucado.

el 25 feb 2015 / 23:55 h.

Ollero, al frente del consejo, este martes (Foto: Manuel Gómez) Juan Carlos Ollero, al frente del consejo, este miércoles por la noche (Foto: Manuel Gómez) La Comisión Antiviolencia hizo público ayer por la tarde su dictamen sobre los cánticos contra la exnovia de Rubén Castro en el Gol Sur del Villamarín: los hechos “pueden ser constitutivos de delito” y su propuesta es el cierre parcial de esa grada. Sería una medida sin precedentes en el fútbol español. Poco después se reunió el consejo de administración del Betis y así permaneció durante casi cinco horas. Entrada la noche, Juan Carlos Ollero compareció ante la prensa y trasladó al beticismo la postura de la entidad. Es muy sencillo: el presidente condena los cánticos, otra vez, pero también se alinea con la indignación de los béticos que se sienten agraviados. “Hechos acaecidos en otros estadios, de mayor gravedad, no han sido sancionados con esta dureza ni con ninguna. El Betis considera que se le aplica un trato discriminatorio y oportunista. El cierre de una grada no es la solución para erradicar a aquellos que han mantenido una actitud delictiva”, indicó Ollero. “La propuesta es injusta. Las responsabilidades deben ser asumidas por los infractores, no por las aficiones de forma colectiva. El Betis presentará las alegaciones pertinentes en defensa de nuestro buen nombre”, adelantó. La entidad, de hecho, irá “donde proceda” con tal de defender su “buen nombre”. Incluso a la justicia ordinaria. Al Betis le extrañan varias cosas de este turbio asunto. La primera, la repercusión del caso y la rapidez con que ha sido tratado por Antiviolencia. “La celeridad suele llevar a la injusticia. El revuelo montado por algunos, que ven lo que pasa en el país todos los días y se mantienen en silencio pero ahora se montan en el caballo justiciero, me parece incomprensible. No entiendo la desmesura de la reacción”, lamentó el dirigente. La segunda es la acritud de Antiviolencia hacia el propio Betis. En este sentido, Ollero no se explicó “la facilidad con que pasa de achacar la responsabilidad a los individuos a deducir con ligereza que también puede ser responsable la afición a la que pertenecen esos individuos”. “Eso debía estar separado. Si quieren acusar a la afición del Betis, que lo argumenten”, advirtió. Tampoco entiende el club de La Palmera que se le exija ver los vídeos de otros partidos, en alusión al punto de la denuncia en que Antiviolencia le solicita que lo haga para saber “si estos mismos cánticos se han producido con anterioridad”. La incomprensión del Betis se debe a que el contenido de las cámaras que pueden desvelar ese comportamiento sólo es competencia de la Policía y la LFP. “Las cámaras que están distribuidas para recoger y prevenir estos comportamientos están a disposición de la UCO (Unidad Central Operativa de la Policía Nacional) y en todo caso de la LFP, nunca a disposición del Betis. No hemos tenido acceso a esas imágenes”, señaló. Luego se detuvo en otro detalle técnico: “Esas cámaras recogen vídeo, pero no hay dispositivo de audio. Si para asociar vídeo y audio se necesita un perito, malamente va a poder realizarlo el personal del Betis”, dijo. “Las imágenes de todas las cámaras que tenemos para registrar entrenamientos y partidos han sido remitidas a la policía”, agregó. DUDAS SOBRE EL VÍDEO QUE ORIGINÓ TODO El Betis, a todo esto, duda incluso de la veracidad del vídeo colgado en Youtube (ya borrado) que originó todo, el de los cánticos durante el himno antes del Betis-Ponferradina. El club cree que el sonido no se corresponde con el momento de la imagen, por lo que sospecha que el vídeo, soporte clave para Antiviolencia y la Fiscalía, está trucado. “Hay que verificar las pruebas con más cuidado, y más en este caso, cuando es difícil comprobar su autenticidad. No sabemos cuáles son las pruebas. No hemos discutido que no sea cierto, aunque entran dudas”, dijo Ollero. La Sexta, que emitió el partido, puede ser clave en este asunto.  

  • 1