Deportes

Olmedo, Estévez y Casado optan a un triplete inédito

El sevillano Manuel Olmedo, el barcelonés Reyes Estévez y el madrileño Arturo Casado pelearán en la final de 1.500 metros del Europeo de Barcelona por copar las tres plazas del podio, algo que nunca ha conseguido el atletismo español. Los ingleses Baddeley y Lancashire serán sus principales rivales.

el 29 jul 2010 / 21:52 h.

La final de los 1.500 metros del Europeo de Barcelona volverá a concitar toda la atención y pondrá, sin duda, un gran colofón a la cuarta jornada de competición. A partir de las diez de la noche, el atletismo español peleará una vez más por certificar su hegemonía continental en su prueba predilecta, la misma que le ha otorgado siete de las 53 medallas que atesora nuestro país en la historia de los europeos al aire libre.

El trío nacional acude a la gran cita con todas las garantías, liderado por un Reyes Estévez que ya se proclamó campeón de Europa de la distancia en Budapest’98 –doce años han pasado nada menos– y subcampeón en Múnich’02. Ahora, con 34 años y corriendo en su casa, con la afición del Estadio de Montjuïc dándole aliento, todo se puede esperar del atleta barcelonés.

El madrileño Arturo Casado y el sevillano Manuel Olmedo, ambos de la cosecha del 83, completan un equipo español que aspira a un triplete que sería histórico, pues España nunca ha conquistado las tres plazas del podio en un europeo, aunque sí dos de ellas y en dos ocasiones: oro y plata en Helsinki’94, a cargo de Fermín Cacho (su marca, 3:35.27, aún figura como récord de los campeonatos) e Isaac Viciosa; y oro y bronce en Budapest’98, con el referido título de Estévez y tercer puesto de Cacho.

Razones para el optimismo sobran. A la veteranía y condición de anfitrión de Estévez hay que unirle la solidez de Casado, que hace veinte días logró en esta misma pista el tercer mejor crono europeo del año (3:35.02), y la ambición de un Olmedo que pese a ser un novato en la distancia demostró su clase ganando el Campeonato de España y logrando un triunfo de prestigio en Oslo con la que es de momento su mejor registro (3:36.98).

El atleta sevillano está demostrando que la transición del 800 al 1.500 no le ha pasado factura, ya que en la doble vuelta a la pista siempre se quedó a las puertas de las finales; así le ocurrió en los Juegos de Pekín’08, en los Mundiales de Osaka’07 y en los Europeos de Gotemburgo’06. Así, Olmedo aspira a subirse al podio continental como hiciera en su paso por la categoría sub 23, cuando fue bronce en Bydgosczcz’03 y plata en Erfurt’05, ambas en 800 metros.

Para la final de esta noche, los ingleses se perfilan como los grandes rivales de los españoles. No en vano, Andy Baddeley tiene la mejor marca del año (3:34.50) seguida de la de su compatriota Tom Lancashire (3:34.87), y ambos fueron dominadores de las semifinales del miércoles. El tercer inglés en liza, Colin McCourt, venció en la Eurocopa de naciones con una vuelta final de 54”.

El mediofondo británico vive, de hecho, su mejor momento tras años de crisis y no hay que olvidar que Gran Bretaña sí fue capaz de alcanzar el triplete en Stuttgart’86 por medio de Sebastian Coe, Tom McKean y Steve Cram.

Por lo demás, junto al poder británico no hay que descartar en la pelea por las medallas al alemán Carsten Schlangen (3:36.67 este año) y al joven francés Yoann Kowal (3:35.14).

  • 1