Local

Once años de cárcel por un intento de asesinato por incumplir la Ley Gitana

El acusado se separó de su mujer, por lo que debía exiliarse de San Juan de Aznalfarache, donde vivía. Al negarse, se vio envuelto en un tiroteo con familiares de su ex esposa, en el que acabó hiriendo a uno de ellos.

el 16 sep 2009 / 01:24 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha condenado a once años y tres meses de cárcel a un hombre que intentó asesinar a otro por una reyerta derivada del incumplimiento de la Ley Gitana, en una sentencia que absuelve a otros tres acusados que no fueron reconocidos por ningún testigo en el juicio.

Los hechos se refieren a dos tiroteos y un intento de atropello registrados entre dos familias de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), como consecuencia del incumplimiento por uno de los acusados del destierro que le habían impuesto los ancianos en virtud de la llamada Ley Gitana.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el acusado J.M.P., de 31 años, se había separado de su esposa T.M.M., por lo que de acuerdo con la Ley Gitana el ex esposo debía abandonar la localidad.

Sobre las 15.30 horas del 31 de agosto de 2006, se inició una discusión en plena calle entre este acusado y dos familiares de su ex esposa, en la que J.M.P. sacó una pistola y disparó contra F.M.S., que sufrió una herida que le perforó el abdomen y lo mantuvo 28 días hospitalizado y 279 de baja.

La sentencia considera demostrado este primer tiroteo pero absuelve, por falta de pruebas, a tres hermanos para quienes el fiscal pidió siete años de cárcel porque presuntamente, al conocer este incidente, acudieron a casa de una hermana de J.M.P. armados con una escopeta y una pistola y efectuaron al menos dos disparos, uno de los cuales alcanzó a un niño de 12 años en el cuello y otro a su madre en el brazo.

Esta segunda agresión fue realizada por "personas que no han quedado identificadas", según la sentencia, ya que uno de los testigos se acogió a su derecho a no declarar contra un familiar, otro no aportó datos para identificar a los autores y otras dos mujeres "negaron en el juicio las identificaciones que realizaron en la fase de instrucción".

El acusado ha sido condenado a nueve años de cárcel y el pago de 33.000 euros por un delito de asesinato en grado de tentativa y a un año y tres meses de prisión por tenencia ilícita de armas.

Los jueces le condenan a otro año de cárcel por un delito contra la seguridad del tráfico, pues al conocer el tiroteo sufrido por su sobrino de 12 años, acudió al hospital Virgen del Rocío y condujo "en dirección prohibida, sin tener en cuenta a los peatones y no respetando la prioridad de circulación" y arremetió contra los familiares del lesionado que esperaban en la puerta.

Un cuarto acusado ha sido condenado a un año de cárcel por encubrimiento, pues arrojó una de las escopetas usadas en el segundo tiroteo a un contenedor de basura.

La abogada de los tres hermanos, Rosa Parra, ha dicho a Efe que su absolución era obligada por el principio de "in dubio pro reo" pues el propio fiscal reconoció ante el tribunal que las pruebas contra ellos eran "escasas" y llegó a retirar la imputación contra uno, ya que otros testigos lo habían situado a la misma hora en las Tres Mil Viviendas, a varios kilómetros de distancia.

  • 1