martes, 18 diciembre 2018
20:05
, última actualización
Deportes

Once sin perder, tres sin ganar, Mel iguala a Velázquez, Chuli se sale en Leganés...

Tal y como se ha puesto la cosa, el partido del sábado del Betis contra el Girona tiene carácter ya casi de final.

el 16 feb 2015 / 10:30 h.

Una imagen del Albacete-Betis./ Juanjo Valverde Una imagen del Albacete-Betis./ Juanjo Valverde Pues va a ser que casi todos tienen razón. Los que sostienen que el Betis lleva once partidos sin perder, los que replican que son tres sin ganar; los que destacan el bajón de juego de los últimos partidos; lo que se quejan amargamente del arbitraje sufrido en Albacete o del penalti pitado a última hora ante la Ponferradina, rearbitrado luego por el Comité; los que dicen que el fútbol del equipo con Mel se parece cada vez más al que hacía con Velázquez; los que aseguran que el Betis debe estar mucho más arriba porque tiene el mejor plantel de la categoría; los que mantienen que la planificación es muy mejorable (tanto como una  mierda tampoco, entiendo) por lo que se fichó en verano y en invierno; los que ven ya el primer atisbo de crisis tras la llegada de Pepe Mel; los que  nunca hubieran quitado de la titularidad a Molina tras ser de los mejores ante la Ponfe; los que nunca se la hubieran dado tras perderla Rennella por tarjetas con un buen rendimiento; los que dicen que Chuli es un paquete y los que rebaten que a este paso (ayer dos nuevos goles, ya lleva cuatro en un mes, ojo) es capaz de pelearle el pichichi al mismo Rubén; los que nunca hubieran echado a Merino y los que nunca confiaron en él a pesar de la inmaculada racha de cuatro victorias que logró mientras el recién llegado nuevo consejo decidía sobre su sustituto. Esto es fútbol y hay opiniones para todos los gustos, todas ellas respetables mientras se expresen con respeto y educación. La mía es que el Betis ha bajado de forma notable el pistón desde el descanso con el Sabadell y que lo del sábado con el Girona tiene pinta ya casi de una final en toda regla. El caso es que, tras siete partidos, Mel suma exactamente los mismos 13 puntos que sumaba Julio Velázquez y calca los 46 que tenía en 2011 tras la jornada 26. Entonces el Celta era líder con 51, uno más de los que hoy tiene Las Palmas. Pero acabó subiendo primero el Betis con 16 puntos más que los gallegos. Esto ha de dar aún muchas vueltas. Esperemos que ninguna de campana.

  • 1