Local

Oportunidad para avanzar

Bajo el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero, el Partido Socialista está desplegando una gran labor dirigida tanto a la recuperación de la pasión por la política como al fomento de una nueva forma de ejercitarla.

el 15 sep 2009 / 04:14 h.

Bajo el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero, el Partido Socialista está desplegando una gran labor dirigida tanto a la recuperación de la pasión por la política como al fomento de una nueva forma de ejercitarla. Estos objetivos se han plasmado en dos líneas fundamentales de acción: la búsqueda de fórmulas que regeneren la oferta programática y abran más el partido a la sociedad; y la aplicación de una manera distinta de hacer política, evitando el descrédito de la misma que alimenta el PP desde la oposición.

En este contexto, el PSOE se dispone a vivir un nuevo proceso congresual. A escala estatal y regional servirá, sin duda, para afianzar y renovar la línea de trabajo que se viene desarrollando. Y a nivel del PSOE de Sevilla, en atención al interés general y por sentido de la responsabilidad ante una ciudadanía que lo apoya de manera claramente mayoritaria, constituye una magnífica oportunidad para profundizar en su proyecto al servicio de la ciudad, el área metropolitana y toda la provincia.

En este orden, el socialismo sevillano ha de esforzarse para que el debate no sea de personas y cargos, sino de propuestas e ideas. Para ello se precisa que adquieran protagonismo nuevas reflexiones e iniciativas surgidas del debate democrático entre los militantes. Y liderazgos nuevos capaces de ofrecer novedosas perspectivas para nuestro quehacer político. En este marco, hay que valorar positivamente la decisión de quienes, desde la legitimidad de seguir en tareas orgánicas, favorecen una renovación que empieza por uno mismo. Actitudes como ésta no sólo son buenas para el PSOE hispalense, sino para todo el socialismo andaluz.

El debate congresual debe servir para impulsar nuevas ópticas y expectativas, ajenas a cualquier tipo de endogamia y claramente orientadas a los ciudadanos; y para avanzar en novedosas propuestas ideológicas e innovadores mecanismos de participación de los militantes y de apertura al tejido social. Hay que desplegar un empeño permanente por ser creíbles, aportar soluciones reales a los problemas reales y desarrollar una buena gestión desde las instituciones. En definitiva, gobernar para la mayoría y hacer una sociedad más justa.

  • 1