sábado, 08 diciembre 2018
10:47
, última actualización
Deportes

Oportunidad para espantar la mala fama

Nueva visita del Sevilla de Emery a un estadio de solera. Al técnico le persigue la vitola de que sus equipos no dan la talla ante los grandes. Krychowiak ya está listo

el 04 feb 2015 / 09:44 h.

A Unai Emery le persiguen varias etiquetas. Una de ellas dice que su Sevilla –también le pasaba con el Valencia– no responde en los grandes escenarios, entiéndase campos donde el nivel del rival le va a exigir su mejor versión. Este año, el Sevilla de Unai está empeñado en darle la razón a esa fama. En la Supercopa de Europa, el Real Madrid le ganó con suficiencia y anulando cualquier opción de un Sevilla empequeñecido por los de Ancelotti, casi sin rodaje. Ya en la Liga, fracasó estrepitosamente en el Vicente Calderón (4-0); en San Mamés ante un Athletic venido a menos pero que repitió la fórmula con la que le doblegó el curso pasado (1-0); en el Camp Nou, donde fue vapuleado por un Barça que aún no había despertado a su bestia (5-1); y más recientemente en Mestalla, lugar en el que el Valencia le dejó claro que le hace falta subir un peldaño más en personalidad y competitividad en esas circunstancias (3-1). Hoy visita el Santiago Bernabéu, morada del líder de la Liga y escenario ideal para darle un vuelco a esa fama de acobardado en las grandes noches. Al Sevilla no se le exige ganar en el estadio del Real Madrid –al que sí venció en Nervión la pasada campaña–, pero sí que abandone esa cobardía que muchas veces se le ha visto. Llega a parecer que sale derrotado al campo antes de jugar (Calderón, Camp Nou) o que le cuesta un mundo sobreponerse a un ambiente hostil o cualquier adversidad (San Mamés, Mestalla). SEVILLA FC 14-15 El Sevilla, entrenándose ayer (Foto: Manuel Gómez) Lejos de aquel planteamiento suicida de la temporada pasada (7-3 en el Bernabéu), el Sevilla se presentará en el coliseo madridista con un once más compensado y fiel al sistema que le ha dado éxito a Emery. El técnico recupera a dos piezas claves en el centro del campo: Krychowiak, que ayer se entrenó y al que cualquiera le dice que no debe jugar hoy, pese a sus dolores en el tobillo, y Mbia. Y además tiene a Iborra, que se ha ganado el sitio a pulso. Dos de los tres jugarán desde el inicio, toda vez que Banega no está por sanción. No podrá contar Unai con su líder en la defensa, Nico Pareja, aún renqueante. No será un once de gala el del Sevilla, pero sí uno parecido. Salvo la ausencia de Reyes y Pareja –también Tremoulinas y Gameiro están lesionados–, se puede hablar de un once sin reservas, con Vitolo y Aleix Vidal en las bandas –en el Bernabéu hay que defender más–, Carriço de vuelta a la defensa junto a Kolo, y Bacca arriba, con Denis por detrás. Hasta Beto jugará, después de ser duda por otra sobrecarga. Si la de Reyes y Pareja son bajas importantes para el Sevilla, la de Cristiano Ronaldo para cualquier equipo, incluido este súper Madrid, es enorme. El luso es una auténtica bestia negra para el Sevilla: 16 goles en nueve partidos. Su sanción alivia a los nervionenses, aunque el arsenal de ataque madridista es tan brutal que es capaz de no echar en falta al Balón de Oro 2014. Benzemá y Bale se bastan para destrozar a cualquiera. Con Coentrao lesionado y Marcelo apercibido, Ancelotti planea darle el lateral zurdo al canterano Nacho. Es posible que Lucas Silva tenga la oportunidad de debutar. El Real afronta la cita como la posibilidad para dar un golpe a la Liga antes del derbi. El Sevilla, como la ocasión para quitarse complejos y asentar el puesto de Champions League.

campito

  • 1