viernes, 26 abril 2019
15:52
, última actualización
Cultura

Órdago de Casas, Choperita y Matilla

José Antonio Chopera, Simón Casas y los Matilla se unen en una singular UTE taurina para licitar por la plaza de toros de Madrid.

el 28 nov 2011 / 19:37 h.

TAGS:

-->-->-->

Sorpresa total. En los mentideros del toreo se daba por hecho: la comunidad de Madrid iba a entregar la plaza de nuevo a los Choperitas. En todos los foros, en la inmensa y ruidosa tertulia de twitter, en las columnas más encopetadas se aseguraba -y así lo creíamos todos- que el nuevo pliego que debía condicionar la adjudicación del trascendental coso de la calle de Alcalá era un traje a medida de la familia Martínez Uranga a pesar de los conejos que Simón Casas iba sacando de su particular chistera. Nadie podía adivinar que al anochecer del domingo iba a explotar esta bomba que anima el invierno taurino: José Antonio Chopera, Simón Casas y los Matilla se unen en una singular UTE taurina para licitar por la plaza y convertirse en un peculiar cártel que puede hacer cavilar muchas claves del negocio. En la práctica, se trata de concursar en solitario, toda vez que Óscar y Pablo Chopera -otros emperadores del empresariado taurino- declinaron cortesmente pelear en el mismo terreno que su señor tío. La guerra de los Martínez Labiano, por ahora, es otra y a sus feudos habituales han unido en menos de un año dos plazas con realidad de segunda y complejitis de primera como son La Malagueta y Los Califas de Córdoba, que van a exigir duros esfuerzos.

Contra el pliego. Algún analista de buen juicio ha apuntado que esta peculiar alianza podría suponer un empeño coral para limar las aristas de un pliego de condiciones con muchas vías de agua; hacer un frente común contra el mero afán recaudatorio de una administración -la propietaria del trascendental escenario venteño- que había tenido en la mano reaccionar a los verdaderos problemas organizativos del espectáculo con un pliego valiente que fuera más allá de los estereotipos de siempre. Pero por ahí podemos lanzar otra reflexión: las principales empresas francesas ya se colegiaron para dar un toque de atención y rebajar los honorarios del personal. Esta nueva concentración de poder también podría suponer una política de oposición para contrarrestar los avances del llamado G-10 y devolver la aguja de la balanza al lado del empresariado taurino, verdadero mandón de la fiesta desde que uno de Palma del Río -con todos sus defectos y sus virtudes- volvió a enterrar la espada en la piedra.

Unión de fuerzas. Pero aún es pronto para inclinar esa balanza; para ensalzar o criticar una inesperada iniciativa que, en cualquier caso, supone una tremenda suma de posibilidades de la que se pueden extraer muchas consecuencias. Las tres empresas dirigen las carreras de toreros de ferias como Daniel Luque o El Fandi, también del rejoneador Diego Ventura. Pero sobre todo hay que anotar que Toño Matilla -el Rasputín de este trust- es el director de la carrera de una gran figura como José María Manzanares. José Antonio Chopera apodera al que podría convertirse en el torero de 2012, el extremeño Alejandro Talavante. Así que lo del libre mercado lo dejaremos para otro día.

Extraños compañeros. No hace demasiado tiempo, Casas y José Antonio Chopera se echaban los trastos a la cabeza con el telón de fondo de las demandas que el francés cursó contra los anteriores concursos de Madrid. Tampoco sabemos muy bien qué hará con los gigantes y cabezudos que ha paseado estos días por los pueblos. Lo normal es que vayan al arcón. Los detalles del invento los conoceremos hoy mismo. La rueda de prensa no tendrá ningún desperdicio.

  • 1