domingo, 21 abril 2019
08:00
, última actualización
Local

Orgullo de una tradición milenaria

Fibes acogió ayer la inauguración del Salón Internacional del Caballo. La cita, hasta el próximo domingo, comenzó con un espectáculo de 95 minutos en el que se rindió un homenaje a Marruecos.

el 24 nov 2009 / 22:16 h.

TAGS:

Estética y espectáculo contra la crisis. Ésa parece que fue la consigna de la XIX edición del Salón Internacional del Caballo (Sicab), que se inauguró ayer en el Palacio de Congresos y Exposiciones (Fibes) en un espectáculo de 95 minutos de duración que atrapó y arrancó los aplausos y la emoción del abarrotado aforo de unas 5.000 personas.

El caballo como mito milenario de la tradición española pero también como símbolo de la unión de culturas. El espectáculo con el que abrió el Sicab, titulado Orgullo ecuestre, fue todo un homenaje y un canto a la unión de los pueblos español y andaluz con el del vecino Marruecos.

El Sicab batió récords con Orgullo ecuestre: es el espectáculo más largo en toda la historia del salón del caballo y, seguramente, el que comenzó con mayor retraso (casi 40 minutos más tarde de las 20.00, la hora prevista).

Constó de nueve números que fueron todo un repertorio de la cultura autóctona: flamenco, arquería ecuestre, doma, carruajes... Y el número estelar en homenaje a Marruecos, país invitado a esta cita (que sucedió a Guatemala y México, invitados en los años anteriores).

Tbourida fue el título del espectáculo marroquí. Se prolongó durante 15 intensos minutos en los que atrapó la atención del público: 12 caballos blancos interpretaron al mando de sus jinetes, y con música marroquí trufada de notas de guerra, toda una variedad de escenas bélicas que culminaron con una traca final con pólvora de arcabuz que sobrecogió al público, al principio, y luego lo hizo desatarse en aplausos y vítores.

Representación de antiguas escenas de batallas para homenajear al caballo marroquí y así establecer un vínculo, con este símbolo milenario de por medio, entre dos pueblos vecinos.

Los jinetes, de Beni-Mellal, población ubicada en el interior de Marruecos, mostraron un dominio de sus caballos, que combinaron armonía de movimientos con los ritmos bélicos. El retraso y la espera valieron la pena.

Precisamente, Marruecos tuvo un papel central en la inauguración de esta edición del Sicab, previa al espectáculo Orgullo ecuestre. El embajador del país africano en España, Omar Azzimar, fue uno de los encargados de cortar la cinta que dio el pistoletazo de salida a este evento internacional del caballo.

Junto a él estuvieron el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín; la consejera de Agricultura, Clara Aguilera; el presidente de la Asociación Nacional de Cuidadores de Caballos (Ancce), Javier Conde Cerrato; y el presidente de Fibes, Francisco Herrero.

El respaldo institucional fue contundente para reforzar esta cita ante la crisis, la palabra más pronunciada entre los stands de Fibes, a pesar de que en el interior del Palacio de Congresos y Exposiciones se van a dar cita desde ayer hasta el próximo 29 de noviembre 271 ganaderías, 944 caballos y 311 stands con productos de todo tipo: bolsos, chaquetas, botas, artesanía ecuestre, sombreros, monturas...

"Estamos aquí más por estar presentes ante nuestros clientes y por poder conectar con algunos nuevos de cara al futuro que por las ventas que podamos hacer, que no serán muchas", aseguró Eugenio, uno de los responsables del stand Los Muñeros.

"Es el cuarto año que estamos en el Sicab pero cada año va a peor y la crisis se está notando mucho en el sector", añadió.

Francisco, propietario de El Estribo, de Valverde del Camino, pidió "tener fe". "Aún estamos a martes y no se puede decir todavía cómo va a ir esta edición", apuntó. "Yo llevo viniendo desde el primer año y, aunque no soy ganadero, me dedico a la venta de artesanía ecuestre y si el mercado aquí está bajando es porque se venden menos caballos. Es un mercado muy caro porque hay muchos gastos y, hoy por hoy, no es fácil vender un caballo", dijo.

Los 95 minutos de Orgullo ecuestre parecieron un antídoto contundente para contrarrestar estas sombras de pesimismo. Los caballos fueron los auténticos protagonistas, símbolos de la tradición sobre la arena de Fibes, que, en el espectáculo inaugural del Sicab, hicieron un repaso de las tradiciones más ancestrales de la Pura Raza Española.

  • 1