jueves, 15 noviembre 2018
22:00
, última actualización
Deportes

Orgullosos de saber competir

El Sevilla, con un Javi Varas enorme que detuvo un penalti a Messi en el minuto 95, suma un punto frente al Barcelona en un duelo vibrante.

el 22 oct 2011 / 22:13 h.

Escudé salta con Mascherano. Efe

El Sevilla puede sentirse orgulloso de saber competir y su afición, de tener un equipo que supo frenar a todo un Barcelona en el Camp Nou. El conjunto azulgrana volvió a demostrar que juega como nadie, pero no pudo con la resistencia de un Sevilla encomiable, personificada en un hombre: Javi Varas. El portero volvió a ser determinante, sobre todo al impedir que Messi transformara un penalti en el minuto 95. El Sevilla de Marcelino iguala, así, las ocho jornadas sin perder de la histórica temporada 1945/46 y el mejor balance defensivo del club a estas alturas de Liga.

Que el Sevilla dejara su portería a cero no fue casualidad. Encerrarse atrás es fácil. No lo es, sin embargo, frenar a este Barcelona de Iniesta, Xavi, Messi, Daniel y tantas otras superestrellas. Cuando el Inter lo eliminó de la Champions en 2010, Mourinho, por aquel entonces técnico del equipo italiano, respondió así a la pregunta de si salió a defender sin miramientos: "No pusimos un autobús, pusimos un Airbus 340 con las alas desplegadas". Y esto fue lo que hizo el Sevilla, porque en la primera parte defendió pero también tuvo ocasiones claras de gol. Luego, en la segunda, tocó sufrir y sufrir. Pero valió la pena.

El Sevilla y su afición pueden estar orgullosos. Entre otras cosas porque la ausencia de tres futbolistas clave como Negredo, Spahic y Perotti se lo ponía aún más difícil si cabe. Marcelino dejó en el banquillo a Kanouté -el martes hay Liga de los mortales- y sorprendió dando la titularidad a Fazio en el eje de la zaga y a Campaña, que acompañó a Medel y Trochowski en la línea de cinco que el técnico dispuso en la medular para cerrar las vías de penetración azulgranas.

Guardiola optó por jugar con un sistema 3-4-3. Puyol se cayó al final por unas molestias, Adriano se situó inicialmente en el costado derecho y arriba, una temible tripleta formada por Iniesta, Messi y Villa. De todos modos, juegue quien juegue, la pelota es suya, y ante los nervionenses no fue una excepción.

LUCHA SIN CUARTEL. La grata sorpresa fue ver al Sevilla frenar al Barcelona dejándose la piel, cerrando huecos y, además, creando serio peligro al contragolpe en la primera parte. Cuando el Barcelona, que tiene calidad para abrir huecos donde no los hay, consiguió plantarse ante Javi Varas, éste volvió a demostrar su estado de gracia. El de Pino Montano evitó que Iniesta, Villa y Messi marcasen cuando lo tenían todo a favor. Espectacular una vez más.

Pero además de defenderse con uñas y dientes, el Sevilla creó problemas al Barcelona en defensa. Jesús Navas estuvo a punto de aprovechar una cesión de Abidal a Valdés (minuto 9). Poco después, Armenteros disparó desde lejos y la pelota se fue muy cerca del palo. Con todo, la mejor ocasión fue para Jesús Navas, peligroso siempre y que se topó con una mano salvadora de Valdés tras una buena jugada.

Irse al descanso en el Camp Nou con empate y sin encajar goles era una declaración de intenciones. El Sevilla no fue a cumplir un trámite. Fue a poner las cosas difíciles y, a ser posible, a puntuar ante un superequipo.

SUFRIR Y SUFRIR. El acoso azulgrana se recrudeció en la segunda parte. La calidad de futbolistas como Iniesta o Messi hizo estragos, pero el Sevilla aguantaba estoicamente. El problema es que los nervionenses ya casi ni pisaban las inmediaciones de Valdés. Todo era defender, y con los minbres que había, el equipo fatigado y este Barcelona...

Marcelino movió ficha. Sacó a Coke por Trochowski y desplazó a Navas a la media punta para enganchar con Manu y luego con Kanouté cuando éste sustituyó al jiennense. Poco después, Rakitic entró por Campaña. Dignísimo el canterano en esta difícil papeleta. Como todos sus compañeros, que se dejaron la piel mientras Javi Varas volvía a salvar los muebles para desesperación de Iniesta y compañía.

Fue entonces cuando Fazio le enganchó en el área. Penalti. Messi, infalible desde los once metros, cogió la pelota. Todo parecía perdido. Pero ahí estaba Javi Varas para evitar el gol. Luego, Iturralde -pita lo que quiere- expulsó a Kanouté con roja directa en una trifulca con Cesc. Y a Fernando Navarro luego. Pero ni por ésas.

-Ficha técnica:

0 - FC Barcelona: Valdés; Daniel Alves, Mascherano, Abidal; Adriano, Xavi (Busquets, m.88), Thiago (Cesc, m.74), Keita (Pedro, m.62); Iniesta, Messi y Villa.

0 - Sevilla FC: Javi Varas; Caceres, Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Trochowski (Coke, m.62), Campaña (Rakitic, m.71), Armenteros; y Manu del Moral (Kanouté, m.66).

Árbitro: Iturralde González (Colegio Vasco). Expulsó con roja directa al preparador físico del Barça en el descanso por protestar, a Kanouté en una trifulca con Cesc (93') y a Fernando Navarro por doble amarilla (53' y 97'). Amonestó a Navas (41'), Mascherano (45'), Varas (56'), Medel (65'), Cáceres (68'), Iniesta (74'), Fazio (92') y Cesc (93').

Incidencias: Partido de la novena jornada de Primer División disputado en el Camp Nou ante 82.743 espectadores. Antes del encuentro, los jugadores del Barça mostraron una camiseta de la Fundación Bill y Melinda Gates para acabar con la polio. En la camiseta con la que jugó el Sevilla podía leerse el lema 'Orgullosos de Andalucía'

  • 1