lunes, 10 diciembre 2018
20:03
, última actualización
Local

Orgullosos de sus casetas

Las cinco ‘casas de la Feria’ galardonadas por su decoración han necesitado miles de horas para su montaje.

el 28 abr 2012 / 20:17 h.

TAGS:

Enrique Gordillo, presidente de la caseta Peña Hispalense.

Las horas de dedicación en el montaje y decoración de las casetas y el buen gusto tienen su recompensa en la Feria de Sevilla y eso lo agradecen las personas que han empleado miles de horas para tenerlo todo a punto el lunes del pescaíto.

Cinco son las que han obtenido el reconocimiento por parte del Ayuntamiento, casi todas son reincidentes, y aunque otras muchas también podrían haber sido seleccionadas, nadie puede discutir a los jueces que las galardonas tienen merecidísimo su recompensa.

El premio para las casetas de un módulo ha recaído este año en la ubicada en Juan Belmonte, 37. Ayer al mediodía estaba vacía porque sus socios celebraron el reconocimiento el viernes por la noche. El responsable de la decoración es José Ortega Piñero, hijo de la presidenta de la caseta, Carmen Piñero, que, según los responsables del ambigú, ha estado trabajando en ella unos tres meses. Y es que no le falta ni un perejil: lámparas, flores naturales, encajes y una barra de bar antigua similar a las de las viejas tabernas. Toda una preciosidad. El buen gusto en el montaje de la caseta ha hecho que los premios, todos ellos expuestos, sean innumerables.

En la categoría de caseta de dos módulos o más el premio se lo ha llevado la Peña Hispalense, en Gitanillo de Triana, 37. Su presidente, Enrique Gordillo, no cabía ayer de alegría mostrando su casa, que tiene la friolera de 40 años y cuenta con 50 socios numerarios y 13 de honor. Gordillo afirmó que todos colaboran en la decoración y que todos los años cada socio aporta un detalle nuevo para cambiar un poco la estética. La gran novedad en esta ocasión es la cúpula, las cestas de flores frescas y el estreno de los baños, unos servicios que son la envidia de sus vecinos. El galardón de este año no es el primero que recibe esta caseta. Desde 1995 el Consistorio viene reconociendo el esfuerzo de estos sevillanos.

El accésit a la caseta de 1 módulo ha sido para Club Generalban, en Gitanillo de Triana, 62. Este premio se lo han otorgado los jueces por la decoración de la trastienda, que está presidida por una maqueta de la Giralda, obra del socio Emilio Humanes, que también ha sido el culpable de la perfecta ornamentación de la caseta, no en vano comenzó a trabajar en ello el 1 de febrero. Su esfuerzo ya ha sido recompensado en años anteriores, "yo no soy un profesional, pero cada año cambio la decoración", explicó ayer Humanes, quien señaló que en los adornos de la caseta se han invertido "dos millones de las antiguas pesetas, a pesar de que todo lo hago yo".

No menos satisfechos se encontraban ayer los socios y el decorador de la otra caseta de un módulo que ha ganado el accésit por la decoración integral y definición de volúmenes de la zona noble: Los Abanicos, sita en Pascual Márquez, 140. El socio Francisco Serrato y el decorador, Juan Luis Lebrero, destacaron la sencillez de la caseta y la originalidad de las tres cúpulas, de los flecos y de los madroños que se han colocado como ornamento. "Me he llevado trabajando dos semanas, he empleado 15.000 grapas y he gastado tres grapadoras", remarcó Lebrero.

Por último, el accésit a la caseta de dos módulos por el esfuerzo continuado en la ornamentación integral lo ha ganado El Pinsapo, caseta de trabajadores de Parque y Jardines, ubicada en Ignacio Sánchez Mejías, 34. El reconocimiento hace honor a los esfuerzos de sus socios. Según uno de los galardonados Juan Luis Serrano entre las numerosas novedades se encuentra toda la barandilla de la caseta y el mostrador del bar, todo de madera.

  • 1