Cultura

Oscars 2011: y el premio fue para el Rey

‘El discurso del rey’, clara ganadora de la noche con 4 Oscars

el 28 feb 2011 / 21:21 h.

-->--> -->

Mientras que Celine Dion versiona el Smile de Chaplin y las imágenes de aquellos que nos dejaron se suceden en el Kodak Theater, y cuando quedan los cuatro grandes premios por otorgarse, comienzo a redactar esta crónica de lo que la ceremonia de entrega de los Oscars ha dado de sí en este 2011.

Muchas eran las dudas que en general (y a título personal) se tenían acerca de lo que James Franco y Anne Hathaway serían capaces de desarrollar como conductores de una gala que, en términos generales, ha seguido la tónica aséptica y carente de chispa que el año pasado ya ostentó de la mano de Steve Martin y Alec_Baldwin.

Con un arranque ya más que trillado, con ambos presentadores paseándose por las cintas nominadas a la Mejor Película (y utilizando como hilo conductor la premisa argumental de Origen), el comienzo de la gala contaba con una sorpresa que, a la postre, ha terminado resultando lo mejor de la misma, el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto de la mano de un octogenario Kirk Douglas tan elocuente como hilarante.

A partir de ahí, la entrega de premios se ha limitado a eso, a entregar premios con las típicas parejas de presentadores intentando hacer la gracieta de turno (lamentables han sido un acartonado Matthew MacConaughey y esa mujer florero que es Scarlet Johannson)...¡no me lo puedo creer, la Academia le acaba de robar de nuevo el Oscar a David Fincher!

En fin, tras tamaña decepción continúo. Con el punto álgido momentáneo que supuso la aparición de Anne Hathaway vestida de esmoquin arremetiendo contra Hugh Jackman cantando (reprochándole al actor australiano no haber querido presentar la gala y haberla dejado sola) y el jarro de agua fría inmediato que trajo consigo la de James Franco disfrazado (de forma ridicula, todo hay que decirlo) de Marilyn.

Actuaciones sosas y desangeladas. Oscars muy predecibles (todos los técnicos para Origen), el de Mejor Actor Secundario yendo a las manos de un Christian Bale genial en The fighter y pocas sorpresas en una gala que ha ido discurriendo a golpe de guión dejan paso a ese Oscar robado al que hacía referencia hace sólo unas líneas, el de Mejor Director. Que Tom Hooper se haya alzado con la estatuilla en detrimento de David Fincher (al que ya le debían el premio por El secreto de Benjamin Button) resulta tan sorprendente como lamentable. Soy de los que opinan que, aunque entrañable y tremendamente entretenida, el fuerte de El discurso del rey no es precisamente su dirección, algo que la Academia no ha parecido querer vcr.

Continuando con esa patética costumbre (copiada este año en nuestros Goyas de forma aún más lamentable) de que el Mejor Actor del año anterior presente a las nominadas a la Mejor Actriz de este año personalizándolas una por una, mientras escribo estas líneas Jeff Bridges acaba de terminar de presentar a cada una de ellas para anunciar a la cantadísima ganadora de este año, una bellísima y elegante Natalie Portman que se merecía más que de sobra la preciada estatuilla. Sobran más comentarios. Mientras da su discurso, encaramos los dos premios restantes. Sandra Bullock (con un traje de un rojo arrebatador) hace lo mismo que Jeff Bridges y comienza a desgranar las lindezas de los actores. Oscar cantado a Colin Firth (que con su humor británico eleva en algún entero la recta final de la gala) y Steve Spielberg, otra vez, presentando el Oscar a la Mejor Película del año para....El discurso del rey. Sin comentarios.

En fin, un año más, y por resumir, los Oscar vuelven a demostrar sus limitadas miras a la hora de apostar por un cine diferente (La red social, Origen). Y mejor no cuento lo que opino sobre ese numerito final con el Over the rainbow y el coro de niños de todas las razas. Corrección política de manual para una ceremonia de lo más desangelada. Hasta el año que viene...supongo.

  • 1