Local

Oteando el horizonte

El pasado lunes esta casa tuvo a bien propiciar un encuentro, auspiciado por su director, de todos los que colaboramos tratando de plasmar en palabras aquello que creemos merece la pena constatar. Un privilegio es gozar de tamaña oportunidad...

el 14 sep 2009 / 21:49 h.

El pasado lunes esta casa tuvo a bien propiciar un encuentro, auspiciado por su director, de todos los que colaboramos tratando de plasmar en palabras aquello que creemos merece la pena constatar. Un privilegio es gozar de tamaña oportunidad, y mayor es el mío, en tanto asistimos, de pleno derecho, mi padre y yo. Él escribe en ese tan consolidado espacio de Vicente Plural, hace ya más de 27 años, y yo, más novel y más joven, desde hace apenas un año y medio. Multitudinario, polifacético y encantador el evento, tantos y tan diferentes, tan unidos por nuestra sevillanía, y tan verdiblancos unos y tan rojiblancos otros. Un placer, Don Antonio. Pues lo que más me queda, además de las personas y los personajes, fueron las preguntas que se suscitaban, alguna de las cuales les lanzo. ¿La actual situación del Sevilla, preñada de inestabilidad deportiva, es coyuntural y aislada en una trayectoria firme, consolidada y ascendente o es el principio del fin de una etapa? ¿Está Jiménez dotado de los máximos conocimientos técnicos, tácticos y estratégicos de fútbol, y no sólo de sevillismo, coraje y voluntad? ¿Es su acceso al puesto fruto de una cuidada y adecuada planificación deportiva o sólo una obligación contractual pactada hace meses? ¿Es el entrenador de la casa al que le tocaba esta oportunidad, o quizás lo era Antonio Álvarez, por su conocimiento de fútbol, del fútbol y de la plantilla? Ahí se las dejo. El tiempo, ese inapelable juez, dirá. Por cierto, hoy toca el Racing, equipo muy solvente. Del Fenherbaçe hay que olvidarse hasta febrero.

  • 1