martes, 26 marzo 2019
21:14
, última actualización
Local

"Otegi debe salir, pero las víctimas no haremos borrón y cuenta nueva"

Gorka Landaburu. El periodista vasco, víctima de ETA, ha visitado Sevilla para ofrecer varias conferencias patrocinadas por Banca Cívica.

el 25 mar 2012 / 22:04 h.

TAGS:

-->-->-->

-Ha participado en Sevilla en el Foro Andalucía-Euskadi con la conferencia El fin de ETA y la paz. ¿Hay que explicar fuera del País Vasco cosas que se dan por sabidas allí?

-En Sevilla se está al corriente del proceso de paz, pero in situ es verdad que se vive diferente. Para empezar, el fin de ETA no ha llegado de la noche a la mañana. He explicado por qué ETA ha decidido de forma unilateral dejar lo que ellos llaman la lucha armada. No hay que olvidar que ha habido muchas víctimas, no solo del País Vasco. En los años de plomo la mayoría de estas víctimas eran andaluzas.

-Fuera del País Vasco, después de años de un discurso oficial que marcaba que la única solución era la policial, ¿se entiende que haya algún tipo de diálogo?

-La primera pregunta que hay que hacerse es por qué ETA ha durado tanto, más que la dictadura de Franco. Y ha durado porque ha tenido un brazo político que le ha permitido durar más que cualquier grupo terrorista en Europa. Una cosa importante que hay saber es que hemos vencido a ETA. Ha salido derrotada por la Policía, los jueces, los fiscales, la colaboración importantísima de Francia y, sobre todo, por una reacción social cada vez mayor que ha permitido acorralarla, y no ha tenido más remedio que cambiar. Ahora bien, también hay que explicar que el cambio se ha producido porque, por vez primera, el brazo político se ha impuesto al militar. La izquierda abertzale ha decidido cambiar de rumbo y apostar por vías democráticas.

-¿No hay una contradicción en que usted pida un final de ETA con diálogo y el que lo dejaran herido en 2001 con una bomba?

-Yo no tengo ni odio ni rencor, y creo que las víctimas que tengan odio y rencor acabarán con daños personales. ETA ya amenazó a Cambio 16, que dirijo ahora, en 1983, también la AAA [precedente del GAL], hasta que tuve el atentado en el 2001. Pero yo siempre he defendido los procesos de paz pese a estar en las listas [de dianas] de ETA. Defendí el de Felipe González (1988), el de Aznar (1998)y el de Zapatero y Jesús Egiguren en 2006. No es cuestión de ceder nada. Hay que hablar para que no haya más tiros en la nuca ni coches bomba. Sobre todo el último proceso ha permitido llegar donde estamos. No tengo ninguna contradicción ni ningún síndrome de Estocolmo como dicen algunos, sino las cosas muy claras.

-¿Puede explicar lo que le pasó por el cuerpo el 11 de febrero, cuando vio en el juicio cara a cara a los dos etarras que intentaron matarle?

-También eso lo tenía muy claro. Quería ir al juicio y pedí a mi esposa y a mis hijos que me acompañaran. Quería ver el rostro [de los terroristas, condenados a 23 años], quería mirarles a la cara. Les miré claramente y dije en el juicio que me habían destrozado las manos, me habían dejado tuerto del ojo izquierdo, que me habían dejado casi sin oído, pero que se habían equivocado porque no me habían cortado la lengua. A ETA siempre les he dicho que son asesinos y criminales, y sus acciones un crimen, no una muerte por una causa. Por cierto, ellos bajaron la mirada.

-¿Tuvo escolta?

-Durante 12 años. Desde 1999 y hasta el 23 de enero de este año en que me la quitaron. Estoy aprendiendo a vivir la libertad.

-¿Tiene familia y amigos abertzales?

-El País Vasco es muy pequeño. No hay una familia, no hay amigo que no tenga relación directa o indirecta con una víctima, con un preso o incluso con alguien de la organización. Hasta yo tengo un cuñado que estuvo encarcelado ocho años como miembro de ETA-PM.

-Tras el fin de ETA, ¿que sentido tiene la izquierda abertzale? En Alemania hubo desnazificación después de Hitler.

-Es una fuerza independentista que no tiene por qué dejar de existir e incluso creo que la acabarán legalizando. Quien se tiene que disolver es ETA , y además nos tiene que convencer de que lo hace por convencimiento, no por necesidad.

-¿Ha desaparecido la intimidación no ya delictiva, sino cotidiana, en el País Vasco?

-Ha cambiado radicalmente desde el comunicado de ETA del 20 de octubre en el que anunciaba el fin de la actividad armada. Hay relajación. Aunque todo es más fácil en las grandes ciudades que en pueblos como Mondragón (Guipúzcoa). Pero gente que no se hablaba al menos ha comenzado ya a saludarse por la calle.

-Hay sectores que reclaman un gesto al Gobierno con el acercamiento de presos.

-Se puede acercar a los presos y sería legal. Además, el alejamiento es un castigo añadido a las familias.

-¿Debe seguir preso Otegi?

-Arnaldo debe estar fuera de la cárcel. Nos guste o no, es el artífice del cambio en la izquierda abertzale para el abandono de la lucha armada. Apostó por la vía pacífica y puede ser el próximo lehendakari. Bueno, espero que eso no. Es injusto que los votantes perciban a la izquierda abertzale como la fuerza que ha traído la paz. Los que han luchado por ella desde el Partido Socialista durante 30 años se ven castigados en las urnas, que han ensalzado a quienes apoyaban la violencia.

-¿Zapatero es quien ha acabado con ETA?

-Ésa es una polémica estéril. Zapatero lo hizo todo para terminar con ETA y lo consiguió en cierta manera el 20 de octubre, aún bajo su mandato. Zapatero, sin embargo, ha sido tan denostado durante este proceso... pero gracias a él, y a otros como Arnaldo Otegi estamos aquí.

-A este proceso también le han puesto palos en las ruedas.

-Hay sectores radicales, mediáticos, de Madrid, que han intentado cortar cualquier avance, cuando hay que tener altura de miras e incluso ser generoso.  A pesar de esos sectores estoy  convencido de que el PP y Rajoy estarán a la altura de las  circunstancias, porque tienen la posibilidad de ponerle el punto final a ETA.

-¿Qué cabe esperar?

-Avancemos, pasemos página, pero antes de pasarla, leámosla entera. No vamos a hacer borrón y cuenta nueva las víctimas, como pretenden algunos. Para que nuestros hijos vivan en paz y en libertad. Por eso hemos luchado. Por eso hemos ganado.

-Como periodista... ¿qué podemos aprender de la crisis de los medios de comunicación?

-No vale decir que la culpa es de internet, o que esto se veía venir. Tal vez ahora los medios de comunicación debamos ser más especializados en un mundo en el que las noticias vuelan, y pensar qué tipo de prensa queremos dar con una bajada de hasta el 30% en la publicidad. Nuestra respuesta a la crisis tiene que ser la dignidad profesional, nada de trabajar y no cobrar. También hay que contar historias y dejar de contar trifulcas.

-¿Deben secundar los periodistas la huelga general?

-Hay motivos, y lo digo como director de una publicación [perjudicado por la huelga]. Tenemos que hacer muchas huelgas generales y no contra la reforma laboral o el Gobierno, sino contra que la clase trabajadora, y los periodistas son clase trabajadora, pague los platos rotos.

  • 1