Deportes

Otra Liga interminable a la vista

La LFP debe decidir si hay 22, 23 o 24 equipos en Segunda. Si la nómina se amplía, será una de las temporadas más largas de la historia del Betis. El récord, 56 partidos en la 2005-06.

el 16 ago 2014 / 09:19 h.

tebas lfp - efe_opt Javier Tebas, al frente de la LFP, deberá buscar una solución al formato de Segunda División para esta temporada. Fuente: EFE. La temporada oficial 2014-15 de Segunda División ha perdido su fecha de inicio y hasta el lunes no hay ninguna posibilidad de que alguien la encuentre. Estaba todo listo para que fuese dentro de una semana, el sábado 23 de agosto, pero la Liga de Fútbol Profesional (LFP) echó al Murcia por sus deudas, el Murcia protestó la decisión ante un juez, el juez le dio la razón y el futuro de la competición, por tanto, se encuentra en el más absoluto de los limbos. El próximo lunes se reunirán los presidentes de los clubes de Segunda y decidirán qué solución dan a este embrollo. La primera, al menos para la LFP, es mantener el formato de 22 equipos y comenzar el campeonato por la segunda jornada. La segunda es readmitir al Murcia y rediseñar el calendario con 23 conjuntos. Y_la tercera es que la Liga siga siendo par, pero con el Murcia y quien ocupó su plaza, el Mirandés, que la tiene asegurada, con lo que esa alternativa pasaría por repescar a otro de los descendidos, el Real Madrid Castilla. Y entonces la Liga sería de 24 equipos. Si el Murcia (y el juez que apoya sus tesis) se sale con la suya y el campeonato tiene más de 22 equipos, la campaña pasará de larguísima a no se sabe qué adjetivo emplear. El curso normal sería de 42 jornadas, pero con 23 equipos ya habría 44 (cada escuadra tendría dos de descanso, obviamente). Y si hay 24, el torneo se irá a las 46. Una barbaridad. El panorama empeora si al Betis, o a quien sea, le toca disputar las eliminatorias de ascenso. Si juega las dos, tendrá que añadir cuatro encuentros más a su interminable temporada, que se iría a los 48 o los 50 partidos en caso de que la nómina de la categoría se agrande. Partidos sólo de Liga, porque también hay que contar con los de la Copa, que comienza el 10 de septiembre. Salvo orden contraria o nueva torpeza de algún órgano de poder del fútbol español, claro. La conclusión es que el Betis ya puede ir mentalizándose de que la campaña 2014-15 puede ser una de las más largas de su historia. En medida temporal, unos diez meses. Adía de hoy ya tiene garantizados 43 partidos:los 42 de una Liga de 22 más el de la primera eliminatoria de Copa ante la Llagostera. Si el lunes hay cambios, volverá a rondar la cincuentena de choques oficiales, un registro que no es nuevo en su historia pero que tampoco es habitual. De hecho, sólo lo ha alcanzado en siete ocasiones, la última en el curso pasado, el de su descenso a Segunda. El récord absoluto de longevidad es bastante reciente. Corresponde a la 2005-06, cuando el Betis de Lorenzo Serra Ferrer llegó a los 56 compromisos oficiales: 38 de Liga; 4 de Copa (venció al Celta en octavos y cayó con el Real Madrid en cuartos); 2 de la Supercopa de España contra el Barça en su condición de campeón de la Copa en la 2004-05; 8 de la Liga de Campeones (los dos de la previa contra el Monaco y los seis de la liguilla que compartió con el Liverpool, el Anderlecht y el Chelsea); y 4 en la Copa de la UEFA, a la que llegó por ser tercero de grupo en la Champions: eliminó al AZ Alkmaar y fue batido por el Steaua. La temporada 2013-14 ocupa el segundo puesto en la clasificación. Fueron 54 partidos: los 38 de Primera, 4 de Copa del Rey (eliminó al Lleida y fue eliminado por el Athletic) y los 12 de la Liga Europa: los dos del play off contra el Jablonec, los seis de la fase de grupos y los cuatro de las eliminatorias contra el Rubin Kazan y el Sevilla. La maratón de la pasada temporada, encima con final infeliz, relega al tercer puesto a otra con un signo totalmente contrario en el desenlace: la 96-97. Aquella vez, el Betis también de Serra compitió en 53 partidos. En Primera había 22 equipos, con lo que la Liga fue de 42 jornadas, y además los verdiblancos disputaron once encuentros de Copa, incluida la final que perdieron ante el Barcelona (3-2) en el Santiago Bernabéu. Entre las diez temporadas más largas del Betis, dos pertenecen a su etapa en Segunda: la 2010-11 (42 de Liga más 8 de Copa, ya que el equipo superó cuatro eliminatorias antes de caer con el Barcelona) y la 1993-94 (38 de Liga más 12 en el torneo del KO, ya que llegó hasta las semifinales para ser batido allí por el Zaragoza). Ambas concluyeron con el ascenso a Primera. Igual es un buen augurio que la temporada sea interminable, quién sabe...

  • 1