sábado, 23 marzo 2019
19:07
, última actualización
Deportes

Otra misión para Víctor: el renqueante ataque del Betis

El Betis empezó la temporada como un bólido en el capítulo ofensivo, pero desde hace tres meses está algo más que atascado. Sus goleadores no aparecen por ningún lado.

el 04 feb 2010 / 20:53 h.

Sergio, Caffa y Pavone.

El Betis mudó de piel en Córdoba y durante medio partido fue todo lo contrario al equipo timorato, atascado y vulgar que acabó siendo con Antonio Tapia, pero Víctor Fernández aún tiene muchos detalles que pulir y muchos defectos que arreglar. Como la faceta ofensiva parece cubierta con la nómina de hombres a su disposición, tiende a dársele más importancia al capítulo defensivo, tan maltratado por los verdiblancos desde que empezó el curso, y por supuesto es un aspecto muy mejorable, pero el ataque no tiene por qué desaparecer del listado de asignaturas pendientes de Víctor. A continuación, un pequeño esbozo de cómo anda la crisis ofensiva en el Betis. Porque haberla, hayla.

El máximo goleador del equipo es Sergio García. Ha conseguido ocho dianas, pero la última data ya de hace dos meses, del 13 de diciembre. Su víctima, la última, era el Nástic y el gol en cuestión fue el 2-0. Para encontrar un gol de Sergio que diese algún punto a su equipo hay que retroceder más allá en el tiempo, al 15 de noviembre, cuando facilitó el empate ante el Celta en Heliópolis (1-1). El pichichi del Betis lleva seis jornadas sin ver puerta y apenas ha hecho dos goles en los once últimos partidos.

El segundo goleador es Mariano Pavone. Su registro es de cinco tantos, pero el último fue hace tres meses, el 8 de noviembre en Cádiz. Acumula ocho encuentros sin marcar y lleva más de un año sin hacer un gol liguero en casa. Su compatriota Juan Pablo Caffa es el tercero en la clasificación ofensiva del Betis, con cuatro dianas. La última tampoco es reciente: la logró el 29 de noviembre frente a la UD Las Palmas. Desde entonces ha participado en otros siete choques y en ninguno volvió a tener puntería.

El cuarto es Achille Emana, con tres goles. El último, como en el caso de Sergio García, fue uno de los tres que el Betis marcó al Nástic el 13 de diciembre del año pasado, aunque el camerunés tiene la excusa de la Copa de África, que lo ha dejado al margen del conjunto durante casi todo el mes de enero.

En resumen, los cuatro principales estiletes atacantes del Betis no marcan desde el año pasado. Y menos mal que aterrizó Jonathan Pereira y marcó en Córdoba, con lo que rompió otra pequeña mala racha: el Betis sólo había convertido dos goles en las cinco anteriores jornadas y ambos fueron de defensas, Carlos García ante el Salamanca y Fernando Vega contra el Huesca.

TRIMESTRE NEGRO. La involución del Betis es patente. En el primer trimestre, en las once primeras jornadas, su balance era inigualable: 22 goles a favor, dos por jornada. En el segundo trimestre, entre las jornadas 12ª y 22ª, sólo ha sido capaz de marcar 8. Al principio era el equipo más realizador de la categoría y por eso iba tercero en la clasificación (19 puntos), pero en este último parcial lució el segundo peor ataque de la categoría y sería decimotercero en la tabla (14 puntos).

En esta segunda parte de campeonato, el Betis ha marcado los mismos goles que el colista Castellón, nueve menos que el antepenúltimo Girona, diez menos que rivales directos como el Hércules o el Rayo y once menos que la Real, por poner algunos ejemplos. Además, sólo una vez, ante el Nástic (3-0), logró más de un gol en un partido. En el primer trimestre lo consiguió en ocho ocasiones. Y pasado mañana recibe al conjunto menos goleado de Segunda (-16)...

  • 1