sábado, 16 febrero 2019
10:09
, última actualización
Local

Otra prueba, los mismos nervios

Cerca de 7.500 estudiantes sevillanos estrenaron ayer la nueva prueba de acceso a la Universidad. El texto periodístico se impone una vez más en el examen de Lengua.

el 13 jun 2010 / 18:38 h.

TAGS:

Miles de sevillanos se enfrentan a la PAU esta semana

Lola no había pegado ojo en toda la noche. Los nervios la comían por dentro. Y el motivo no era otro que la Selectividad. Pero no porque la tuviera que hacer ella, sino su hija Ana, estudiante del San Isidoro y una de los cerca de 7.500 estudiantes sevillanos (en torno a 31.000 en toda Andalucía) que estrenaron la nueva Prueba de Acceso a la Universidad, en la que se coló una reflexión sobre el valor de la senectud. Lola, enfermera y de descanso para acompañar a su hija en el primer día de Selectividad (las pruebas terminan el viernes), reconocía al término del primer examen (Lengua castellana) en la Facultad de Derecho: "¡Estoy yo peor que ella!", exclamaba con las manos entrecruzadas mientras su hija, con un batido en la mano, se sonreía.

El nuevo acceso a la Universidad se divide en dos partes: una obligatoria, que consta de cuatro exámenes y que si se aprueba ya supone haber pasado la Selectividad, y otra voluntaria en la que el alumno puede examinarse de hasta cuatro materias afines a la carrera que quiere cursar con el fin de subir nota. De ella, tan sólo contarán las dos mejores calificaciones obtenidas. La vicerrectora de Estudiantes de la Hispalense, Rosario Rodríguez, apuntó que ha sido "muy elevado" el porcentaje -que no dio. En el caso de la Olavide, el 96%- de jóvenes que irán a la segunda prueba específica ya que "no pierden nada y ganan mucho". "Están bastante contentos con la nueva Selectividad", apostilló.

Abraham, de Pino Montano y que quiere estudiar Geografía, lo tiene claro: "Yo me voy a presentar a la segunda fase pero no pienso estudiar. ¡Si es sólo para subir nota!", reconocía entre las risas de sus amigos.

La mañana de ayer fue la más dura para los chavales. Comenzó con la prueba de Lengua castellana y Literatura, un comentario de texto con dos opciones: o un artículo periodístico o uno literario, que en esta ocasión recayó en un fragmento de Bodas de sangre, de Federico García Lorca. La mayoría se inclinó por el periodístico, un artículo de Jon Juaristi en Abc titulado Sátiras y en el que el autor se hacía eco de una propuesta irónica del novelista británico Amis Martin con la que criticaba la devaluación de los más mayores "en provecho de la infantilización paternalista del rebaño, lo que pone a los viejos ante la alternativa de convertirse en objeto de beneficiencia o en objeto de resentimiento por parte de frondas juveniles, ávidas y sindicalizadas, como se está comprobando ya en España ante las tentativas políticas de prolongar la edad laboral". Natalia Ortiz, de la Academia preuniversitaria, no entendió muy bien el texto. "Había palabras que no sabía lo que significaban".

Ya con los nervios más templados, los jóvenes afrontaron la segunda prueba del día: Filosofía o Historia, según la opción. Carlos se atrevió a hacer una porra minutos antes de entrar en el examen: "Creo que puede caer la Transición española o la Segunda República". Al final le dieron a elegir entre los gobiernos democráticos de 1979 a 2000 (a comentar un extracto publicado en Abc del discurso de investidura de Felipe González en 1982 -ya cayó hace dos años- y una foto con los cuatro presidentes anteriores a Zapatero) o la revolución liberal en el reinado de Isabel II. Su compañero de pupitre, Eduardo, quería que le preguntaran por Nietsche. No tuvo suerte: las opciones fueron Platón y Santo Tomás de Aquino.

 

El primer día de Selectividad transcurrió con "normalidad", y ésa fue la mejor noticia. "No ha habido ningún malentendido. Todo ha salido perfecto", apuntaba la vicerrectora de Estudiantes de la Hispalense. Esta universidad y la Pablo de Olavide ofertarán el próximo curso 15.233 y 1.986 plazas de nuevo ingreso, respectivamente.

Las cantidades son similares a las del año pasado ya que el número de titulaciones también lo es, explicó Rodríguez. Sobre lo que las universidades son muy cautas es sobre el impacto que tendrá el hecho de que los estudiantes de FP vayan a entrar este año sin límite de plazas, como hasta ahora, y sin necesidad de hacer la Selectividad. Esta situación se mantendrá sólo por este año.


  • 1