Economía

Otra vez chispas eléctricas

Al igual que ocurrió con la opa de E.ON sobre Endesa, la posible operación corporativa de la constructora ACS y la energética pública francesa EDF sobre Iberdrola va camino de convertirse en culebrón no sólo empresarial, sino también político. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que el Gobierno no tiene constancia de que EDF prepare esa opa. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:32 h.

Al igual que ocurrió con la opa de E.ON sobre Endesa, la posible operación corporativa de la constructora ACS y la energética pública francesa EDF sobre Iberdrola va camino de convertirse en culebrón no sólo empresarial, sino también político.

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó ayer que el Gobierno no tiene constancia de que EDF prepare esa opa junto con ACS. "A día de hoy, no hay ninguna compañía que se haya manifestado formalmente sobre esa posibilidad".

Fuentes de Moncloa precisaron que durante la cumbre de París del pasado enero, el Gobierno francés trasladó "el interés general" de EDF por poseer presencia en España, pero sin mencionar a Iberdrola o a cualquier otra empresa.

El pasado jueves, el portavoz del Elíseo, David Martinon, afirmó que "el Gobierno español está informado del interés en principio" de EDF sobre el mercado español pero "cualquier inversión se hará con acuerdo de las autoridades españolas".

El periódico británico Financial Times ha publicado que EDF y ACS han mantenido conversaciones preliminares para hacerse con Iberdrola. El diario, que citaba como fuentes a "políticos y banqueros de inversión", indicaba que Zapatero y Sarkozy estaban "al corriente de las conversaciones" y que ACS había dialogado con el PP para mantener el asunto fuera de la agenda política antes de las elecciones.

Ayer, el PP dijo no tener constancia alguna y acusó al Gobierno socialista de "intento de ocultación de información", mientras que los ejecutivos de Extremadura y Castilla-La Mancha rechazaron que la eléctrica española sea troceada y se mostraron a favor de que quede en manos españolas. Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quiso desvincularse de la polémica y recordó que la compañía invertirá "la friolera de 24.000 millones para seguir creciendo en el mundo".

  • 1