Deportes

Otra vez el ciclo de la inquietud

Una oportunidad menos para despistar al descenso justo antes de enfrentarse al líder y al segundo equipo revelación. Mal asunto para el Betis.

el 05 mar 2012 / 23:04 h.

Fabricio se estira, inútilmente, en el 1-0.

Que el Levante Unión Deportiva, con todos los respetos para el equipo del murciélago azulgrana y sus vampirescos seguidores, sea el cuarto clasificado del campeonato cuando la segunda vuelta está más que empezada dice mucho de este torneo al que algunos ilusos aún continúan denominando Liga de las Estrellas. Dice mucho y malo, por supuesto. Y que sea un serio aspirante a ese Olimpo futbolístico europeo que es la Champions parece de todo menos precisamente eso, serio. Una cosa es explotar muy bien muy pocos recursos y otra, bastante distinta, es que semejantes limitaciones equivalgan a que los granotas, paradojas de la vida, no tengan límite en la clasificación. Dicho todo lo cual, el equipo que comanda Juan Ignacio Martínez y lidera esa antítesis de estrella llamada Sergio Ballesteros sólo se merece la mayor de las alabanzas. No es culpa suya que el Betis se dejase perder igual que en la primera vuelta, regalando medio encuentro con sus desaplicaciones. Y tampoco es culpa suya que la mediocridad de la exLiga de las Estrellas le permita soñar que la utopía es posible.

El nivelito del campeonato hace más lamentable cada oportunidad que desperdicia el Betis para huir de quienes pelean por su mismo objetivo y aproximarse a otras metas que nunca como este año estarán más al alcance de cualquiera, véase el Levante. Pero para qué pensar en otras cotas si al equipo de Mel le cuestan subir los puertos de tercera categoría. Sólo hay que ver la torpeza de no saber leer el mismo partido que el adversario planteó en el Villamarín, la lentitud de Fabricio en el 1-0, la apatía defensiva de Salva Sevilla en el 2-0, ese simulacro de repliegue general en el 3-1, la estupidez de conceder faltas peligrosas a un rival que vive de eso... Es decir, de errores propios de un aspirante a la permanencia, sin más.

Real Madrid y Rayo esperan ahora a este errático Betis. Viendo cómo andan unos, cómo andan otros y cómo son los ciclos verdiblancos, el cero de nueve no parece un cálculo demasiado descabellado. Y después, el Espanyol y el Racing en casa. Los cántabros son los antepenúltimos. Acaba el ciclo de no perder, se reanuda el de la inquietud. Ojito...

  • 1