Local

Otras vidas

Menos mal que por la tarde me duele menos, porque tengo que ir a recoger la baja. Aquí están los papeles, este es el duplicado de la última, ¡la número 13!, o sea, que voy por las 14 quincenas sin poder trabajar. Con la fama de cumplidora que tenía ...

el 15 sep 2009 / 06:21 h.

Menos mal que por la tarde me duele menos, porque tengo que ir a recoger la baja. Aquí están los papeles, este es el duplicado de la última, ¡la número 13!, o sea, que voy por las 14 quincenas sin poder trabajar. Con la fama de cumplidora que tenía ... He ido a dar mis clases hasta con fiebre alta, me tomaba un par de "fiorinales" y aguantaba, pero con estos dolores no puedo.

Fibromialgia dicen que tengo. Nadie sabe qué es y algunos, como D. José, sospechan que esa enfermedad no existe o que es psicosomática, que viene a ser lo mismo. ¡Mira que si tienen razón! Técnicamente soy una solterona, con mis 46 años, irregularidades en el periodo, sofocos del climaterio.

Estoy muy sola. Sin pareja, pocas amigas, casi ningún trato con los vecinos o los compañeros de trabajo. Aquel amor desgraciado... ¡Qué mal se portó conmigo el hijo de su madre! Aunque me hizo feliz el tiempo que compartimos. Me entregué por completo, primera y única vez. ¡Cómo añoro los fines de semana casi sin salir de la cama! Hasta que se fue de mi vida sin explicaciones.

El trabajo me salvó de la depresión. Me gustan los niños. Disfruto comprobando que van creciendo, no sólo físicamente sino en cuanto personas y pensando que algunos me deben al menos una pequeña parte de sus progresos. De vez en cuando encuentro un adolescente que se entusiasma con la literatura, que sigue con toda su alma mis comentarios sobre D. Quijote o sobre Hamlet o sobre el coronel Aureliano Buendía.

Y ahora, nada. Si no puedo superar mis males me olvidarán, pronto. La última clase que di, para alumnos de 16 años, la dediqué a Chesil Beach, la novela de Ian Mc Ewan que acababa de salir. Algunas chicas me sorprendieron con sus lágrimas.

Dicen que acabaré curándome, que nadie sabe el porqué de la fibromialgia pero que se quita antes o después. Querría recuperar la fe de mi niñez, querría rezar pidiendo que desaparecieran estos dolores. Pero, de momento, lo más que puedo hacer es vestirme, -¡qué difícil meter los brazos por las mangas de la blusa!- para llegar puntual a mi cita con D. José.

Colectivo de profesionales andaluces

vicenteplural@hotmail.es

  • 1