Deportes

Otro gol para hacer historia en el Sevilla

Rodri sucede Puerta, Palop y Perotti escribiendo páginas con letras de oro.

el 16 may 2010 / 20:51 h.

Rodri celebra el gol de la victoria, el gol de su vida.

"El balón se quedó ahí, fui con el alma y al final entró en la portería; ¡2-3 y a la Champions! Está claro que puede ser uno de los goles más importantes de mi carrera, pero espero que haya más. Nos volvimos como locos, especialmente yo con Luna... Estoy muy contento porque es un sueño cumplido. Hasta mis compañeros me decían en el vestuario que ni siquiera yo me creía lo que he hecho". Las palabras de Rodrigo Ríos Lozano, futbolísticamente conocido como Rodri, resumen la felicidad de un chaval de sólo 19 años que ha dado al Sevilla y su afición una auténtica alegría.

Natural de Soria y pieza clave la pasada campaña en la consecución del título de Copa en División de Honor juvenil frente al Athletic, también entonces marcó un gol in extremis que, a la poster, permitió al equipo de Ramón Tejada revalidar su título de campeón. Su buen hacer le hizo convertirse en una de las promesas de la factoría nervionense. Por eso, celebra esta oportunidad que le ha dado Antonio Álvarez. "Apostó por un canterano y se agradece que el míster confíe en nosotros. También jugó Luna, lo que demuestra que se hace un trabajo muy bueno en la cantera, que da frutos en el primer equipo", comenta.

Gracias a su providencial aparición en el minuto 93 del partido contra el Almería, el joven Rodri toma el testigo de futbolistas como Antonio Puerta, Andrés Palop o Diego Perotti, quienes, con su goles, escribieron páginas con letras de oro en la historia del Sevilla.

Puerta abrió el camino hacia la era de los cinco títulos una noche de Feria de 2006, cuando, en el minuto 100, sacó su zurda de diamantes para batir la portería del Schalke en la vuelta de las semifinales de la Copa de la UEFA. Pocos goles como el suyo serán tan recordados por la afición, a quien, además, dejó un legado de profesionalidad y entrega a los colores que hoy en día se sigue recordando con admiración.

Si vibrante fue aquel final de partido contra los alemanes, no se quedó atrás el que enfrentó al Sevilla con el Shakthar en el Olímpico de Donetsk. El entonces campeón de la UEFA estaba a punto de despedirse de la competición cuando, en el tiempo añadido, Palop subió a rematar un saque de esquina y marcó. El gol del portero fue un auténtico subidón para todos y forzó una prórroga en la que el Sevilla ya no perdonaría a su adversario.

Quizá distinto a los anteriores en cuanto a sensaciones pero también muy importante fue el que marcó Perotti en la penúltima jornada de la pasada campaña. El joven argentino, que irrumpió en el equipo gracias a su calidad, tumbó al Dépor con un tanto en el minuto 89 y certificó el pase a la Champions como tercer clasificado. Histórico. Ahora, Rodri, otro chaval, vuelve a pedir un sitio entre los elegidos.

  • 1