Local

Otro juez que ve indicios contra Camps

Al PP se le aparece de repente el peor de los escenarios. Hace sólo dos semanas, el Supremo aceptaba investigar al tesorero del partido, Luis Bárcenas, por la supuesta comisión de delitos de cohecho y contra la Hacienda Pública. Desde ayer, suma además un...

el 16 sep 2009 / 05:19 h.

Al PP se le aparece de repente el peor de los escenarios. Hace sólo dos semanas, el Supremo aceptaba investigar al tesorero del partido, Luis Bárcenas, por la supuesta comisión de delitos de cohecho y contra la Hacienda Pública. Desde ayer, suma además un nuevo pronunciamiento judicial contra el presidente de la Generalitat de Valencia, Francisco Camps. Para infortunio de las huestes populares, ya no se trata del juez Garzón o de la Fiscalía General del Estado, que habrían hecho caso a un sastre resentido. Ahora es el magistrado instructor del caso en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJCV), Josep Flors, quien aprecia "indicios racionales" de cohecho en la actuación de Camps y de los dirigentes del PP Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret. A todos ellos se les acusa de recibir trajes de las tiendas Milano y Forever Young que habría pagado Orange Market, la filial en Valencia de una de las empresas de la trama corrupta de Francisco Correa. El PP puede decir ahora que el magistrado no ha terminado aún la instrucción de la causa y que además cabe la posibilidad de recurrir en apelación esta resolución, pero sabe que su líder en Valencia se está quedando sin argumentos para la defensa de su honorabilidad. Conforme la instrucción judicial sigue su curso, se acota más el terreno de la responsabilidad en la que habría incurrido y, salvo sorpresa en contrario (que Camps demuestre con facturas que pagó sus trajes), lo normal es que el presidente de la Generalitat sea juzgado por cohecho. ¿Qué hará entonces el PP? ¿Se empeñará en la defensa enfervorecida de estos implicados en el Gürtel o esperará a que haya una sentencia en firme contra alguno de ellos? De momento Rajoy apuesta por la resistencia, pero debería ser consciente de que el asunto no puede medirse en términos de estartegia electoral sino de ética y de limpieza política, y eso exige acciones contundentes en el seno de su partido.

  • 1