Local

¿Otro juicio del caso Marta antes del verano?

La agenda de la Audiencia podría retrasar la vista hasta septiembre

el 30 ene 2011 / 19:52 h.

TAGS:

El acto del martes se aprovechará para prorrogar la prisión de Miguel Carcaño

La investigación contra los cuatro adultos acusados de la muerte y desaparición de Marta del Castillo está ultimada y lista para ser juzgada, pero la necesidad de encontrar hueco para un juicio que se prevé largo complicará que la vista se pueda celebrar antes del verano, según varios magistrados consultados por este periódico. La causa está terminada, pero habrá dificultades para encajar la vista oral, que durará varias sesiones, en la agenda de juicios de la Audiencia de Sevilla.


Después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) determinase la semana pasada que los cuatro adultos serán juzgados por jueces profesionales –en un juicio separado del que se sigue estos días contra El Cuco–, el juez de Instrucción 4 ha reactivado el caso de inmediato citando a los implicados mañana martes para la declaración indagatoria, uno de los trámites previos. Será la última oportunidad de que los implicados den su versión sobre la muerte y desaparición del cuerpo de la joven, hace ahora dos años.


No se esperan sorpresas de última hora, porque todos los implicados han contado ya su versión y se han recabado multitud de pruebas, y rechazado otras. Lo único que podría ocurrir, aunque a estas alturas sería extraño, es que algún implicado aportara algo nuevo. Es un temor constante en el caso de Miguel Carcaño, ex novio de Marta y supuesto autor material del crimen, porque ha variado radicalmente su relato de los hechos varias veces dando al caso giros de 180 grados, obligando, por ejemplo, a realizar las mastodónticas búsquedas del cuerpo en el río y en el vertedero de basuras. Pero tras haberse negado a declarar en el juicio del Cuco, no parece probable que lo vuelva a hacer.


En ese mismo acto, el juez aprovechará para trasladar el auto de procesamiento a Miguel Carcaño; su amigo Samuel Benítez, acusado de ayudarlo a esconder el cuerpo; Javier Delgado, hermano de Miguel y sospechoso de haber planeado la forma de ocultar el crimen, y María García, novia de Javier y acusada también de ayudar a borrar las pruebas.


Además, el juez podrá cerrar un fleco que seguía abierto, al dictar de oficio la prórroga de la prisión provisional de Miguel Carcaño, que el próximo 16 de febrero alcanzará el tope de la prisión preventiva al cumplir dos años recluido en la cárcel.


En el auto de procesamiento, el juez instructor volverá a pormenorizar el relato de los hechos que se van a juzgar, que probablemente sea calcado al que ya dictó en abril del año pasado, en el que zanjaba la investigación y remitía el caso a la Audiencia para que fuera juzgado por un jurado popular, decisión ahora revocada por el TSJA al ordenar que lo enjuicie un tribunal profesional. Los hechos relatados en este escrito ya fueron asumidos por el juzgado de Menores a la hora de iniciar el juicio que se está celebrando contra El Cuco.


Es posible que algún abogado recurra el auto de procesamiento ante el propio juzgado, pero resolver los recursos, teniendo en cuenta que es ya la segunda vez que se dicta el auto de procesamiento, apenas llevará tiempo. Las partes podrán recurrir entonces ante la Audiencia, pero eso no paralizará el proceso.


La dificultad vendrá a la hora de encontrar el lugar y el momento para el juicio, ya que hay que habilitar días suficientes y un espacio que permita las mismas medidas de seguridad que se están manteniendo en el juicio contra El Cuco. Antes del verano, la Audiencia está más que saturada porque los tribunales tratan de despachar los asuntos pendientes para evitar la dilación de las vacaciones. De esta forma, parece difícil hallar la forma de encontrar hueco para un juicio que, en todo caso, parece más que probable que se enjuicie este año, sea antes o después del verano.

Testigos clave para el Cuco declaran esta semana

Superados los testimonios más emotivos del caso Marta, como los de la familia de la joven, el juicio contra el menor acusado de matarla entra esta semana en una fase clave con declaraciones técnicas y testimonios de los amigos del acusado, que deberán corroborar o desbaratar su coartada para la noche del crimen. El turno de hoy es para ocho agentes, cuatro de ellos de la Policía Científica, que realizaron la inspección ocular del cuarto de Miguel, donde se encontraron las pruebas biológicas de que Marta había muerto allí. De algunas se extrajo luego el ADN que fue analizado por otros policías, que declararán más adelante.


El martes no habrá sesión, pero el miércoles comparecerán diez testigos, entre ellos los amigos de la pandilla de Marta y las madres que participaron en su búsqueda la noche que desapareció, que trataron insistentemente de localizar a Miguel e incluso acudieron a su casa, lo que permitirá concretar a qué horas pudo realizarse el traslado del cuerpo. El jueves se ha citado a nueve personas, incluidos los dos testigos que vieron a Miguel salir de su casa llevando un bulto en la silla de ruedas de su madre, y luego regresar con la silla vacía, lo que servirá igualmente para tratar de averiguar la hora del crimen y del traslado del cuerpo.

Por último, el viernes asistirán los compañeros de clase con los que El Cuco asegura haber estado de botellona la noche que murió Marta. Ellos deberán decir a qué hora estuvieron con él. Según los informes de la Policía, hay un periodo de al menos tres horas en las que el menor no tiene coartada para justificar dónde estuvo, por lo que habría tenido tiempo de acudir al piso de Miguel para ayudarlo a deshacerse del cuerpo. La Policía basa su acusación también en la acusación de Miguel, pero éste no la repitió en el juicio al negarse a declarar.

  • 1