Deportes

Otro largo tratamiento o el quirófano, soluciones para Acosta

Lautaro Acosta lleva más de un año lesionado. Hasta ahora su problema en el tobillo sigue sin solución, pero al menos ya han encontrado la causa del mismo. El quirófano aparece en el horizonte.

el 25 oct 2009 / 21:23 h.

El caso de Lautaro Acosta es uno de los más frustrantes que se recuerdan en el Sevilla. El joven jugador argentino fue fichado por cerca de siete millones de euros en el verano de 2008, pero más de un año después apenas ha podido demostrar su calidad, o la ausencia de ella, por culpa de una lesión que lo tiene casi martirizado. Una lesión a la que, además, nadie ha encontrado solución hasta las últimas semanas.

Después de numerosos tratamientos y revisiones en Vitoria con el prestigioso doctor Mikel Sánchez, después de múltiples visitas a diferentes especialistas, los médicos han dado con el origen real del problema, según desvelaba ayer eldesmarque.com . La causa del dolor y de la incomodidad en el tobillo derecho del argentino es una pequeña arteria que está abierta y expulsando sangre continuamente en la zona ósea que sufre la calcificación, surgida después del esguince originario y después de tantos tratamientos. Ante esta tesitura, surgen dos opciones a las que atenerse y cuya elección puede desvelarse esta semana, una vez Acosta acuda a una nueva revisión en Vitoria. Según explicó el mismo futbolista a este periódico, una vía es continuar con el tratamiento de corticoides que sigue actualmente, que podía llevar a la cicatrización de la arteria y le permitiría “competir, pero no solucionar el problema”, y la otra el quirófano para corregir el problema de su tobillo.

Pero ahí surge un nuevo impedimento, pues hasta la fecha no se ha encontrado un médico capaz de intervenir esa arteria y lograr cicatrizarla de una vez por todas, ya que es una operación compleja y poco usual, “un caso entre 10.000”, según el doctor Sánchez. Y eso que el jugador está dispuesto a pasar por el quirófano siempre que haya garantías de que la operación solucionará su problema, pues de lo contrario podría dejarle merma de por vida.Por eso, de momento la idea es someter al ex futbolista de Lanús a un duro tratamiento de corticoides que puede alargarse hasta los cinco meses, con objeto de cicatrizar esa arteria sin necesidad de quirófano. Con este tratamiento, el argentino sólo podría estar a disposición de Jiménez con fuertes infiltraciones. Algo que podría suceder este martes ante el Atlético Ciudad y que, desde luego, explica sus puntuales y fugaces apariciones el último año. El problema es que al menor golpe en la zona afectada el dolor aumenta hasta hacerse “insoportable”. Fue lo ocurrido la pasada semana en un partidillo de entrenamiento ante el Sevilla C.

PRUDENCIA EN EL SEVILLA. Consultado por este diario, Juan Ribas, jefe de los servicios médicos del club, eludió pronunciarse sobre el caso de Acosta hasta que el jugador pase una nueva revisión en Vitoria. Eso sí, se mostró confiado en que el tratamiento de corticoides es el adecuado y que no habrá necesidad de ir al quirófano, una posibilidad a día de hoy “posible, pero lejana”.

  • 1