Local

Otro mundo es posible

Tradicionalmente, las fuerzas políticas han distinguido siempre entre los gobiernos y los pueblos regidos por ellos para poder maniobrar en cuestiones de cooperación internacional. También desde hace ya varios siglos la beneficencia fue relegada a las esferas de la caridad o la filantropía...

el 16 sep 2009 / 02:51 h.

Tradicionalmente, las fuerzas políticas han distinguido siempre entre los gobiernos y los pueblos regidos por ellos para poder maniobrar en cuestiones de cooperación internacional. También desde hace ya varios siglos la beneficencia fue relegada a las esferas de la caridad o la filantropía, quedando enmarcada la acción de los poderes ejecutivos en el espacio de los derechos y deberes; habría poco que objetar, por tanto, a que desde determinadas posiciones se destinara una partida presupuestaria a traer a un grupo de jóvenes de otro país o a cooperar con libros, ropa o medicinas a su cultura o su bienestar y, desde otra, se propusiera destinarlo a otros fines. Eso sería lo racional.

Sin embargo, en el rifirrafe entre el PP e IU en la Delegación de Juventud a propósito de un homenaje a Cuba y a Fidel Castro se ha aparcado lo racional para alcanzar cotas de surrealismo que habrían sido más notorias si la cotidianidad sevillana no fuera un prado donde el surrealismo campa a sus anchas. Por un lado, combinar sin aparente contradicción la reivindicación inmediata de la III República Española con la defensa a ultranza de la democracia castrista es una labor de fina virguería: baste pensar no sólo en las listas únicas en aquella nación sino en la persecución que sufren allí los homosexuales.

Realizar un acto de exaltación de aquel régimen en el 50 aniversario de su prolongación constituye una prueba evidente del despiste con el que desde hace tiempo la izquierda de la izquierda española y sevillana aborda el futuro. Atacarlo proponiendo que el dinero de un acto de la Delegación de Juventud se destine a comedores sociales indica que se permanece en el pasado. Efectivamente, otro mundo es posible, pero muy alejado del viaje a ninguna parte de IU y de la caravana hacia el siglo XIX del PP.

Antonio Zoido es escritor e historiador.

  • 1