Deportes

Otro partido para olvidar del Cajasol

Los de Aíto fueron perdiendo desde el 0-6 inicial y casi tiran la competición.

el 05 dic 2012 / 21:53 h.

El entrenador del Cajasol, Aíto García Reneses.

 

Qué decir que no se haya repetido mil veces en esta temporada, o incluso peor, porque el Cajasol dio por perdido el partido ante el Banco di Sardegna Sassari ya de salida. A ratos -bueno, casi todo el encuentro- parecía que el equipo quería entregar la Eurocup, dejar de una vez los partidos entre semana y centrarse en la Liga, donde es colista. Si era así, además de advertírselo a los 2.300 santos que acudieron ayer a San Pablo, podría ser loable. Pero, por los intentos fallidos de remontar parece que no era así. Fueron sólo las carencias del equipo, que en cuatro meses no ha podido paliar su experimentado técnico, lo que anoche se vio en San Pablo.


Bien que estaban advertidos del partido en Cerdeña. Había que apretar en defensa, sobre todo para frenar su juego exterior y ayer no fueron 15 triples, sino 12, con un Drake Diener que anotó 31 puntos, 7 de 9 triples y 5 de ocho en tiros de dos, además de coger 9 rebotes. Y junto a él, su primo Travis, con 11 puntos y, sobre todo, Bootsy Thornton, casi tan acertado como en tierras italianas con 21 puntos.

El primer cuarto, a base de triples, el Sassari llegó a tener dos veces una ventaja de nueve puntos (5-14 y 12-21). Los sevillanos no acertaban ni en defensa ni en ataque, con pedradas clamorosas de Holland y Tepic, pero el equipo fue capaz de maquillar un poco el resultado del parcial (18-25) para seguir con vida.

En el segundo, otro parcial de 0-6 de los italianos, esta vez con tres contraataques rápidos en vez de triples, los coloca 18-31, hasta alcanzar un parcial de 0-13 mientras que San Pablo alternaba los gritos de "Aíto vete ya", con el de "directiva dimisión". En este segundo cuarto se alcanzó la máxima desventaja: 20-42 (-22 puntos) en un partido absolutamente lamentable. De nuevo, y más bien por la relajación del equipo de Cerdeña, el Cajasol maquillaba el resultado para llegar al descanso con 31-47, 16 abajo, y la bronca de los pocos fieles que van quedando en San Pablo.

La segunda mitad la ganó el Cajasol, pero no es real. No es que nadie tirara del carro, ni que el equipo mejorara en su juego, es que los italianos empezaron a bajar sus porcentajes de tiro, no les hacía falta más. El tercer parcial acabó 49-62 y en el último, cuando Cajasol se puso por debajo de 10 (a 7 tras un triple de Tepic, 74-81) no pudo, o no supo, rematar la remontada, sin Asbury, eliminado por personales a falta de siete minutos y medio. Bien Latavious Williams en su debut, con 16 puntos y 12 rebotes.

Aún queda el milagro en la última jornada de ganar en Belgrado y que pierda el Sassari en casa ante el Orleans. ¿Pero es lo que quiere el Cajasol?

 

  • 1