Local

Otro pulso de Viera a Griñán reabre la guerra del PSOE al filo del congreso

El secretario provincial denuncia presiones a los delegados y niega la "neutralidad activa" pregonada por la dirección regional.

el 02 feb 2012 / 12:25 h.

TAGS:

Chacón recibe el aplauso de los militantes en un acto en la Buhaíra, al que acudieron Susana Díaz –a la derecha– y Juan Espadas –tras Chacón–.

El PSOE de Sevilla se resquebraja sin remedio y hasta el Congreso Federal, que se celebra desde este viernes en Sevilla, queda relegado a un segundo plano debido a unas tensiones que han tomado como excusa el posicionamiento hacia Alfredo Pérez Rubalcaba o Carme Chacón. Sus nombres están en la boca de todos los dirigentes, pero en el trasfondo está el pulso mantenido, desde hace casi un mes, por el secretario general del PSOE sevillano, José Antonio Viera, molesto por lo que considera una "intromisión" en su gestión por parte de la dirección regional.

Viera saltó otra vez y evidenció "la ruptura" del partido ante los micrófonos de la Cadena SER, que achacó a la dirección regional y su "clara estrategia previa de apoyo a Carme Chacón, que se ha revestido con ropajes de apariencia". Hasta puso en tela de juicio la llamada neutralidad activa del secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, en este proceso. "Hace tiempo que dejé de creer en la neutralidad activa", dijo.Viera, que ya habló hace tres semanas de "injerencias" de la dirección regional para confeccionar las listas al Congreso Federal, ahora ya habla de "direccionar el voto" de los 55 delegados, después de que el presidente del PSOE de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, enarbolara un comunicado en el que da a Chacón como vencedora parcial en la delegación sevillana por 33 apoyos frente a 21 -sólo se excluyó a Griñán-. "Los argumentos son lícitos, pero no las presiones, que son ilícitas", señaló Viera, que tildó la actuación de Villalobos de "inmoral" -ha sido su escudero en el PSOE provincial- e "ilegal, al considerar que va en contra de los estatutos del partido". "Me parece incorrecto, por decirlo suave, que un presidente de un partido, que es un cargo honorífico, se pronuncie así, porque vulnera la libertad de los 55 delegados que van al congreso", dictó. "Nunca se ha dirigido el voto de ningún militante", respondió Villalobos.

Al hilo de esa denuncia de presiones, Viera lanzó un guante a Griñán, al que emplazó a que intervenga, como dijo que haría si se hacía uso de un candidato para impulsar movimientos orgánicos. Tras esa petición se esconde la batalla por el poder en Sevilla, que Viera intentó apaciguar sin éxito a mitad de enero, cuando convocó de urgencia a la Ejecutiva Provincial para acallar las voces criticas. No lo consiguió ni allí ni después, en el tenso congresillo que cerró in extremis una lista "única y de consenso" al Congreso Federal que no ha logrado cerrar unas divisiones internas que no se habían visto en Sevilla desde 2004, con la pugna por la dirección provincial entre Viera y el parlamentario José Caballos.

El último órdago de Viera recibió la respuesta de la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, después de que ésta apoyara, públicamente y en persona, a Chacón. Díaz calcó el discurso que formuló antes de entrar al congresillo donde se evidenció la ruptura: "para defender una posición en el Congreso Federal no hay que insultar ni atacar a otra posición o compañero". Así, recordó que el primero en posicionarse fue el propio Viera, al difundir su apoyo a Rubalcaba, algo que le pareció "respetable" como los que el miércoles se alinearon con la dirigente catalana.

Chacón presume de aval sevillano con una foto de familia

La candidata a la Secretaría General del PSOE Carme Chacón hizo buen uso de que una imagen vale más que mil palabras. Los Jardines de la Buhaira fueron testigos de ese golpe de efecto de la dirigente catalana, que se rodeó con un destacado grupo de cerca de 200 socialistas sevillanos. Si los afines a Alfredo Pérez Rubalcaba difundieron un manifiesto con el apoyo de varios alcaldes, Chacón atrajo a 44 de los 61 alcaldes de la provincia (Lebrija, San Juan de Aznalfarache, Gines, Osuna, Aznalcázar, Villanueva del Ariscal, Olivares,...) y a los secretarios generales de 78 de las 115 agrupaciones locales, entre ellos el de Tomares, que se había asociado en principio con los partidarios del exministro del Interior, así como de cinco agrupaciones de la capital, entre ellas la de Centro -que negó ayer su apoyo a Rubalcaba-, Macarena o Sevilla Este, según fuentes cercanas a la exministra de Defensa.

Esas cuentas, al igual que la de la guerra de manifiesto, no tienen validez en el Congreso Federal, sino el voto de los delegados elegidos en los congresillos.
En eso Chacón también exhibió sus avales con la presencia 33 delegados de los 55 que llevará el PSOE de Sevilla. Entre ellos estuvo el portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, que tomó partido ayer por Chacón. Algo que sorprendió a Viera, que señaló que éste apoyaba a Rubalcaba y que "si ha cambiado de posición en las últimas horas, él sabrá". En su defensa Espadas, presente en los Jardines de la Buhaira, señaló que él no había tomado partido hasta última hora por respeto al debate y que "pese a reconocer que Rubalcaba es un gran candidato, me decanto por la renovación de Chacón". También restó importancia a las dudas puestas sobre su decisión a Viera.

La foto de familia culminó con un breve discurso de Chacón, que aseguró que, si el Congreso de Suresnes fue el de la modernización del PSOE, el de Sevilla será el de "la victoria en Andalucía", relegando cualquier pugna en beneficio de la cita electoral del 25 de marzo. 

  • 1