Local

Otros dos históricos de ETA piden el fin de la lucha armada

Urrusolo y Gisasola exigen propuestas claras a la izquierda ‘abertzale’ .

el 26 nov 2009 / 20:30 h.

TAGS:

Carmen Gisasola.
Joseba Urrusolo Sistiaga.

Dos históricos dirigentes de ETA, que se encuentran presos, Joseba Urrusolo Sistiaga y Carmen Gisasola, afirman en una carta que sería "deseable que ETA decidiera el cierre de la lucha armada", pero señalan que, si la banda "sigue como hasta ahora", debe ser la izquierda abertzale la que plantee el fin de la violencia como cuestión central de su propuesta.

Esta tesis se suma a la de otros líderes de Batasuna que piden el fin de la violencia. Además, abogan por abrir una etapa "exclusivamente política", y dice que son "muchos" los reclusos que piensan como ellos. En la misiva, publicada en varios rotativos, estos dos presos consideran que, "en la propuesta de debate" de la izquierda abertzale, "se intuye lo que se quiere decir, pero no se plantea claramente y el mensaje queda difuso, dando pie a que algunos sigan planteando fórmulas que hagan compatible abrir un nuevo proceso con el mantenimiento de la lucha armada, algo imposible". Por ello, emplazan a "hablar claro" porque, "cuando se habla de cambio de ciclo y de estrategia, se quiere decir dejar de utilizar la lucha armada y abrir una etapa exclusivamente política".

A su juicio, "lo deseable sería que ETA decidiera el cierre de la lucha armada", y consideran que el problema es que en la banda "no ha habido continuidad en los puestos de responsabilidad como ocurría en el IRA, donde la misma gente que comenzó a utilizar la lucha armada en los 60-70, con la experiencia que tenían, fueron los que decidieron a terminar con la etapa militar y pasar a otra exclusivamente política".


El presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar, afirmó ayer que la petición de Urrusolo Sistiaga y Gisasola se suma a la decisión de la izquierda abertzale de apostar por "vías políticas y pacíficas" que, a su juicio, "no tiene marcha atrás". El PP, por su parte, entiende que no hay que sobrevalorar la carta, porque los firmantes de la misma representan poco en ETA.

Mientras tanto, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska comenzó ayer los interrogatorios a los 34 supuestos miembros de Segi. Para 13 de ellos el fiscal ha pedido prisión.

  • 1