Local

Otros símbolos, otra memoria

El reportaje de Felipe Villegas sobre los símbolos que resistieron me ha recordado otros dos, de signo diferente, que se salvaron: uno es el espléndido azulejo del comedor del Colegio José María del Campo y que antes se llamó Reina Victoria.

el 14 sep 2009 / 20:23 h.

El reportaje de Felipe Villegas sobre los símbolos que resistieron me ha recordado otros dos, de signo diferente, que se salvaron: uno es el espléndido azulejo del comedor del Colegio José María del Campo y que antes se llamó Reina Victoria. Al llegar la República alguien lo tapó y hace años volvieron a ver la luz sus azules trianeros. El segundo es el escudo de la Diputación en el techo del salón de plenos de su antigua sede. En una de las sesiones de la preautonomía un representante de la derecha preguntó de donde había salido aquella bandera blanca y verde que se pretendía imponer. Entonces alguien -creo que fue Diego de los Santos- le dijo: mire al techo. Y allí estaba -y está-, desde 1934, cerrando el círculo de los partidos judiciales. Era otro símbolo de los que se le había escapado a Franco.

Franco se murió el 20 de noviembre de 1975: me lo dijo El Correo de Andalucía sin leerlo. Salía con Pina López Gay a las 6 de la mañana de una de aquellas reuniones clandestinas que duraban toda la noche en un piso más allá de la iglesia de San Juan de la Salle; de reojo vi los periódicos en un kiosco y la cabecera del Correo era como la del Viernes Santo, enteramente negra. Y le dije: vamos de prisa, que Franco se ha muerto. Hace de esto 32 años y todavía llevamos a cuestas su memoria; símbolos de todos los colores perduraron. ¿por qué seguir acordándonos del negro?

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1