Local

Padre Pío denuncia la entrada “tercermundista” a la barriada

Llevan varias décadas circulando por una carretera “sin luz ni acerado”. Reclaman al distrito la reposición de los bancos robados en la calle García Mínguez.

el 07 ago 2013 / 23:25 h.

TAGS:

acceso_padre_pioSin puntos de luz, sin acerado, con baches, con ramas de árboles amenazando la visibilidad del conductor, y, por si fuera poco, con una estrechez por la que difícilmente podrían cruzarse dos vehículos. No se trata de un paraje pecuario, aunque lo parezca a simple vista, sino de la entrada –pueden comprobarlo en la foto– que tiene una de la barriadas de Sevilla, en concreto, la de Padre Pío, en el distrito Cerro-Amate. Este peligroso desvío nacido de la ronda de circunvalación SE-30 es el único acceso que tienen los más de 3.500 vecinos de Padre Pío para salir y entrar de sus casas. A diario soporta el tráfico de cientos de coches que “como pueden” atraviesan estos 300 metros de asfalto, en los que “los taxistas se niegan a entrar” y “de noche, sin iluminación, da miedo”. La asociación de vecinos Guadaíra de Padre Pío lleva décadas denunciando esta situación “extrema” que atenta contra la seguridad de los residentes y de quienes se arman de valor para visitarlos. Lejos de buscar responsables y con la seguridad vial como principal argumento, urge una intervención que ponga fin a esta entrada “tercermundista” de la que, dicen, no conocen otro caso igual en Sevilla. De hecho, señalan que un desvío cercano, el de Torreblanca, está perfectamente acondicionado para una circulación segura. Por ello se sienten víctimas de un agravio comparativo en materia de movilidad y están dispuestos a ir donde sea para buscar una solución al conflicto: “Ya sea de Alcalá de Guadaíra o de Sevilla, lo cierto es que no podemos seguir jugándonos la vida cada vez que entramos y salimos del barrio”, ha explicado el presidente vecinal, Fernando Villasante Martínez. El malestar vecinal se ha disparado recientemente al contemplar cómo se han realizado obras en otras zonas de Padre Pío “sin atajarse antes este grave problema”. Aseguran que hace unos meses el Ayuntamiento ha arreglado la calle que va a la iglesia del Buen Pastor, “con reasfaltado y nuevas aceras”. La entidad vecinal está de acuerdo con esta intervención, aunque cuestiona que llegue sin plantearse lo de la entrada, que “corre más prisa” y soporta “mucho más tránsito”. Recuerdan asimismo que no se han resuelto del todo los problemas que generan las cuadras enclavadas a lo largo de la vía: “Han quitado un lado de las perreras, pero el otro sigue igual”, insisten en sus reivindicaciones en busca de un acceso “más digno y seguro, como tienen todos los barrios”. Junto a la entrada, los vecinos reclaman otras mejoras, ahora ya relacionadas con la convivencia vecinal dentro de Padre Pío. Exponen que “hace 18 meses” robaron los bancos que había en el parque de la calle García Mínguez. Se trata de ocho asientos de los que disfrutaban los vecinos, sobre todo, ahora en verano para tomar el fresco. Esta carencia ha derivado en una sorprendente costumbre que se repite cada tarde: “Muchas madres y personas mayores van con sus sillas y butacas a la plaza. Parece que van a echar un día de playa, pero no, es para poder sentarse mientras vigilan a sus niños en la zona de juegos que hay allí”, lamentan.

  • 1