Local

Padres, alumnos y profesores se unen contra los recortes en Educación

Los colegios se sumaron de forma desigual al paro de los institutos y la lluvia restó público a la marcha

el 18 oct 2012 / 18:29 h.

TAGS:

Marcha contra los recortes en Sevilla.
@xeniafdez.
Padres y alumnos acudieron ayer juntos a manifestarse contra los recortes en Educación. "No es la primera vez, ni será la última, aunque sí es la primera en la que vamos tras una pancarta propia", explicaba el presidente de la Federación provincial de Ampas, José Manuel Nieto. Sin embargo, es la incorporación de los padres a la huelga en el último de los tres días convocados por los estudiantes lo que ha dado especial relevancia a esta movilización y ha provocado un cruce de reproches entre los padres y el ministro del ramo, José Ignacio Wert, que los acusó de "irresponsables" por instar a no llevar a los niños al colegio para apoyar una huelga "política" convocada por formaciones "de extrema izquierda". Los padres se defienden: "La irresponsabilidad sería no apoyar a nuestros hijos y defender su derecho a la educación".

 

Lo cierto es que mientras en ESO y Bachillerato el seguimiento fue masivo -del 80% según la Junta-, en Infantil y Primaria, que se incorporó ayer, se secundó de forma irregular. Las propias Ampas lo reconocen. En los colegios donde la dirección y los profesores apoyaron la protesta fue más masivo pero hay denuncias de centros donde amenazaron a los niños con ponerles exámenes o contarles la falta si no llevaban justificante médico. En barrios como Pino Montano o Cerro se celebraron concentraciones por la mañana. En colegios de Triana como el San Jacinto y el José María del Campo cifraron entre un 20 o 30% los niños que faltaron a clase.

Se esperaba que la gran incorporación de los padres fuera en la manifestación vespertina pero lo cierto es que el tiempo no acompañó y la lluvia que arreció durante la tarde no invitaba a las familias a acudir juntas a la marcha.

Pese a todo, hubo quien desafió al tiempo, como Conchi, que acudió desde Mairena del Aljarafe con sus hijos Ana, que estudia sexto de Primaria en el colegio Los Rosales, y Alejandro, que cursa segundo de Bachillerato en el IES Hipatia y "son 42 en clases y no tienen ni mesas porque no caben. La directora hace lo que puede y en algunas clases los dividen pero otras están los 42", explicaba su madre. Ninguno fue a clase ayer aunque Alejandro reconoce que los profesores les habían advertido de que no podían perder muchos días porque no da tiempo a dar el temario. Conchi defiende que "la educación es un problema de todos" y sin la movilización conjunta ve que sus hijos "difícilmente van a tener un futuro". "Nos piden que nos impliquemos y cuando lo hacemos resulta que estorbamos", lamenta en alusión a las críticas de Wert, mientras confía en poder pagarle la Universidad a su hijo el año próximo "porque no habrá becas y si suspenden te las quitan. Tengo un sobrino que no sabe si dejar la carrera porque si le queda una, se la quitarán y su padre está parado".

También Virginia y Juan acudieron con su hijo que estudia segundo ciclo de Infantil en el colegio Jardines del Valle, al que ayer no acudió. Es su forma de defender "su derecho a la enseñanza pública y digna que quiero que tenga en un futuro", dice Virginia, que se enciende ante las críticas del ministro: "¿Irresponsable por ejercer el derecho a la huelga? Es un derecho democrático. ¿Radicales por defender la escuela pública? Irresponsable parece él por generar este clima".

A la manifestación también se sumaron los sindicatos UGT, CCOO y Ustea; profesores con sus ya distintivas camisetas verdes "por la escuela pública" y los universitarios, los más numerosos, con las suyas amarillas de "Insumisión", que tras unos primeros momentos de desorganización agilizaron el paso para desde el Rectorado pillar a padres e institutos, que partieron de Puerta de Jerez. Los universitarios siguieron hasta las setas mientras el resto se quedó en Plaza Nueva. Por la mañana, los estudiantes de la Hispalense celebraron una asamblea en la que acordaron sumarse a la huelga general del 14 de noviembre y movilizarse la semana antes con actividades como clases en la calle una vez descartado el paro académico.

Estudiantes del conservatorio amenizaron la marcha, a la que también se sumaron los alumnos de Arte Dramático vestidos de riguroso negro con las caras pintadas de blanco. Los manifestantes protagonizaron sonoras pitadas al paso del banco Santander de la Avenida y ante el Ayuntamiento, ambos fuertemente protegidos por la Policía. Pero duda quien concentró las críticas fue el ministro Wert, que también estuvo presente... en forma de espantapájaros.


  • 1