Local

Pakistán da un ultimátum a los talibanes del norte del país

Las negociaciones de paz entre el Ejército paquistaní y los radicales en el norte del país están rotas y el Gobierno ha lanzado un ultimátum a los talibanes para que abandonen el distrito de Buner, a 100 kilómetros de Islamabad, donde campan a sus anchas.

el 16 sep 2009 / 02:00 h.

TAGS:

Las negociaciones de paz entre el Ejército paquistaní y los radicales en el norte del país están rotas y el Gobierno ha lanzado un ultimátum a los talibanes para que abandonen el distrito de Buner, a 100 kilómetros de Islamabad, donde campan a sus anchas.

Pakistán advirtió a los integristas para que se marchen de las localidades tomadas ante la falta de resistencia de la Policía local. "Les advierto de que tienen que evacuar la zona. No vamos a permitirles estar allí", aseguró el ministro de Interior paquistaní, Rehman Malik. "Actuaremos sobre cualquiera que intente bloquear nuestros esfuerzos de restablecer el gobierno en Buner y otras áreas", añadió.

El Ejército paquistaní inició ayer una operación contra los talibanes en Buner, distrito norteño cercano a Islamabad al que los insurgentes habían avanzado desde el conflictivo valle de Swat haciendo sonar las alarmas en Washington y la comunidad internacional. En rueda de prensa en la ciudad de Rawalpindi, cerca de la capital, el portavoz del Ejército, Athar Abbas, explicó que soldados de la guardia de fronteras están llevando a cabo la ofensiva con el apoyo de helicópteros y aviones militares para facilitar el desplazamiento de las tropas. "La entrada de los integristas en Buner los 2 y 3 de abril pasado supuso una violación del acuerdo" de paz al que el Gobierno de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) había llegado con la insurgencia talibán en el valle de Swat, dijo el portavoz militar.

"Su retirada sólo fue simbólica. Quisieron confundir a la opinión pública", desveló, tras lo cual hizo reproducir conversaciones telefónicas interceptadas entre el líder de los talibanes del valle, el mulá Fazlulá, y comandantes insurgentes, en las que los integristas dan cuenta de sus planes de no abandonar el distrito.

Abbas detalló que en este tiempo los talibanes han secuestrado y asesinado a policías, reclutado a nuevos insurgentes y construido búnkeres y trincheras alrededor de las carreteras. Los integristas también han "humillado y castigado" a los lugareños, además de restringir su libertad de movimientos, según él.

"El objetivo es eliminar y expulsar del lugar a los integristas. Es una zona grande. Esperamos no tardar más de una semana. Empezaremos desde distintas posiciones", dijo el portavoz, que calculó que en el distrito se esconden entre 450 y 500 talibanes equipados con armas ligeras como kalashnikovs, lanzamisiles, explosivos y minas. El portavoz militar anunció además que la operación que las fuerzas de seguridad iniciaron el pasado domingo en la vecina demarcación de Dir, al oeste de Swat, "se ha completado con éxito" y se ha saldado con la muerte de entre 70 y 75 insurgentes, todos paquistaníes, y 10 miembros de la guardia de fronteras.

"Sólo quedan unos pequeños reductos de resistencia que pronto serán sofocados", aseguró Abbas, quien relató que en la zona había unos 200 integristas, la mayoría de ellos ya expulsados. Sin embargo, en Dir los combates han causado el desplazamiento de unas 600 familias.

Buner, Dir y el propio Swat pertenecen a la división regional de Malakand, en la cual el Gobierno provincial se avino en febrero a aplicar la sharía (ley islámica) a cambio de que el valle, en conflicto desde 2007, se pacificase. El acuerdo de paz fue respaldado recientemente por el Parlamento nacional y rubricado después por el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, pero los talibanes de Swat están decididos a seguir extendiendo su radio de acción.

  • 1