sábado, 20 abril 2019
10:05
, última actualización
Cofradías

Palacio estudiará la inclusión de las nazarenas en el Silencio

El Arzobispado admite a trámite el recurso de una hermana

el 24 mar 2010 / 20:46 h.

Ana María Ruiz Copete, frente a la puerta del Silencio.

Tras el sí a las nazarenas de las hermandades del Gran Poder, el Amor y las Penas de San Vicente, sólo un reducto de tres cofradías se resisten a admitir a las mujeres en sus cortejos. Éstas son la Quinta Angustia, el Silencio y el Santo Entierro, aunque la postura de la Madre y Maestra peligra tras el recurso presentado a Palacio por la hermana Ana María Ruiz Copete, que ha sido admitido a trámite.

En concreto, Ana María Ruiz acudió a la casa de hermandad el día 18 del presente mes para, dentro del plazo establecido, retirar su papeleta de sitio para formar parte del centenario cortejo, obteniendo la negativa por respuesta. No es la primera vez que la hermana se persona para pedir su papeleta. Ruiz Copete, de 50 años de edad y que figura en las listas de hermanas del Silencio desde hace más de 20 años, lo intentó por vez primera tras escuchar el exhorto pastoral del cardenal Carlos Amigo Vallejo en 2001.

Ruiz, que ocupa el cargo de archivera dentro de la junta auxiliar del comisionado de en San Esteban, explicó a El Correo que, pese a todo, no tiene esperanzas en vestir el ruán este año. "El tema seguirá su curso sobre la tramitación habitual de un recurso de esas características", aunque confiesa que no conoce el procedimiento a seguir.

"Tras ir a la casa de hermandad a sacar mi papeleta fui a hablar con Isacio Siguero [delegado diocesano de asuntos jurídicos] al que le expuse mis razones", explica Ruiz Copete que tiene la esperanza de vestir la túnica de ruán para 2011. "Espero que se resuelva para el año que viene. Todo esto se hace con la esperanza de que a una le den la razón".

MUTISMO EN EL SILENCIO. Por su parte, Antonio Rodríguez Cordero, hermano mayor del Silencio, aseguró que no habían recibido "ninguna comunicación" por parte de Palacio y que, realmente, no sabían nada del tema, por lo que no quiso valorarlo. Aún así, parece que la inclusión de nazarenas en el cortejo más antiguo es cuestión de poco tiempo.

  • 1