Local

Paliar el “muy deficiente” estado de la estación del Prado costará 1,1 millones

Tussam plantea una actuación urgente de medio millón de euros para reparar grietas y humedades del edificio. El plan municipal busca hacer rentable el recinto con subidas de tarifas del 60% y captando más líneas.

el 21 sep 2013 / 23:46 h.

TAGS:

estacion prado san sebastian Un goteo de usuarios circulaban ayer por la estación. // J.M. Espino (Atese). La estación del Prado de San Sebastián requerirá una inversión de 1,1 millones –de los que casi medio millón es para obras urgentes–, elevar las tarifas del servicio en un 60% e incorporar nuevas líneas de autobuses –tanto turísticas como interurbanas– para dejar de ser un lastre para las arcas municipales y remozar un edificio que está en estado de semiabandono. Ese plan figura en la memoria elaborada por la empresa Tussam, que corrobora el “muy deficiente estado de conservación” de la instalación, con “grietas generalizadas”, fisuras y humedades; unos ingresos que “históricamente son muy inferiores a los costes” y una paulatina caída de viajeros que ha ocasionado que la estación se encuentre “al 25% de su capacidad”. El informe propone, como primer paso de cara a esa búsqueda de la rentabilidad, la necesidad de una obra de reforma en la estación, que se dividirá en dos fases. La primera, que supondría una inversión de 451.000 euros, se centraría en un plan de actuaciones urgentes, focalizado en reparar las grietas y fisuras detectadas en techos y tabiquería, además de las humedades en los muros ocasionadas por la mala ventilación. A eso se sumará, además, el coste de un estudio patrimonial encargado a la Universidad de Sevilla, y los trabajos para adecuar el uso compartido de las líneas regulares de viajeros con autobuses turísticos. La segunda fase, más a medio plazo (de 3 a 5 años), está enfocada a acometer obras menores como la impermeabilización de cubiertas o la mejora de accesibilidad de la estación, así como apuntalar acciones para adecuar locales para las empresas de buses turísticos. La segunda batida necesitará una inversión 299.000 euros. A eso se suma una tercera inversión, cuantificada en 150.000 euros para adecuar una parcela anexa a la estación para aparcamiento de autobuses turísticos y otras intervenciones menores. Toda la inversión la asumiría, bien por su cuenta o bien por transferencia de capital, el Consistorio, en una operación con un gasto de 1,1 millones. Esta actuación sólo palia las deficiencias de la estación, pero no las cuentas, que siempre están en rojo. Y, en esa búsqueda de la rentabilidad, el filón no vendrá de la llegada de los autobuses turísticos, como ha dado a entender el Consistorio en varias ocasiones, sino de una subida de las tarifas. El informe de Tussam alega que se podrían obtener 143.000 euros anuales más si se equiparan las tarifas de la estación del Prado –que no se modifican desde 1992, según el documento– con las de la estación de Plaza de Armas, lo que supondría un incremento del 60%. También se propone la inclusión de una tarifa por la ocupación de locales que reportaría unos ingresos extras de 30.000 euros al año. En esa línea, el informe resalta que hay empresas que “no están al día en el pago de sus obligaciones”. Otra fuente de ingresos es captar más viajeros. Tussam se plantea recuperar líneas de Dos Hermanas, Alcalá, El Viso, Los Palacios o Carmona –que gestiona Casal y Los Amarillos– que ahora hacen parada en su entorno eludiendo tasas. Para atraerlos incluso se propone aplicar “medidas coercitivas” para que los viajeros no suban al bus “en zonas no habilitadas”. Con la captación de esas líneas, los gestores locales confían en incrementar los ingresos en 100.000 euros y un millón de viajeros. La última línea para rentabilizar la estación pasa por el caballo de batalla del Gobierno local: el de gestionar buses turísticos. Tussam recoge en la memoria de gestión que hay un volumen escaso de autocares turísticos, con la presencia de un par de operadores. Los ingresos anuales que prevén con su llegada son 310.000 euros, aunque con los gastos de gestión ese beneficio quedaría limitado a 62.700 euros, aunque sí que centralizarían todo el tráfico de autobuses turísticos, que en la actualidad están desperdigados entre Paseo de las Delicias, Ronda Histórica o Paseo de Colón.

  • 1