Local

Palin encandila a los republicanos con su imagen de madre combativa

La gobernadora de Alaska, Sarah Palin, aceptó ayer ser la candidata republicana a la vicepresidencia de EEUU, en un discurso en el que se perfiló como una madre dispuesta a afrontar la lucha y con deseos de transformar EEUU. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:14 h.

TAGS:

La gobernadora de Alaska, Sarah Palin, aceptó ayer ser la candidata republicana a la vicepresidencia de EEUU, en un discurso en el que se perfiló como una madre dispuesta a afrontar la lucha y con deseos de transformar EEUU. Trató así de aliviar la polémica abierta sobre su vida personal.

Su discurso, el "más importante de su vida", era esperado con nerviosismo por los miles de republicanos reunidos en el estadio Xcel Energy Center, y Palin no los defraudó. Se ganó a los suyos hablando con un aplomo que muchos no anticiparían en una mujer que hace tan solo seis años era alcaldesa de una ciudad de menos de 7.000 habitantes.

La precedió el dream team de oradores republicanos, que pasaron a la ofensiva tras unos días en los que las revelaciones sobre el pasado público y privado de Palin habían dejado a su partido a la defensiva.

El ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani; el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, y otros miembros notables del partido martillearan la cantinela de que el candidato demócrata, Barack Obama, carece de experiencia para ser presidente de Estados Unidos. Pero ayer era la gran noche de Palin, una desconocida en la escena política nacional que saltó a la palestra hace tan solo una semana.

En los últimos días había estado callada, encerrada en una habitación de un hotel en Minneapolis, la ciudad vecina de St Paul, con los mejores escritores de discursos de los republicanos para preparar su intervención.

Mientras, se ha sabido que su hija de 17 años estaba embarazada y han salido detalles de una investigación contra ella sobre presunto abuso de poder y se ha publicado que la campaña de John McCain, el candidato a la Presidencia, no examinó suficientemente el pasado de Palin.

Tras una ovación de tres minutos, la gobernadora abrió su discurso con su familia. Presentó a su marido y sus cinco hijos, uno de los cuales sufre síndrome de Down.

Bristol, la hija mayor, lució por primera vez un embarazo que anteriormente había sido disimulado, y a su lado, tomándole la mano, estaba su novio y futuro esposo, Levi Johnston, de 18 años, un apasionado por el hockey. "Nuestra familia tiene los mismos altibajos que cualquier otra... los mismos desafíos y las mismas alegrías", dijo Palin.

La gobernadora de Alaska pronunció un discurso combativo y usó palabras agresivas y afiladas. "Acepto el desafío de una dura lucha electoral", dijo. También tuvo palabras para el candidato demócrata, Barack Obama. Ridiculizó su propuesta de cambio y criticó con dureza lo que considera el punto más débil del rival de McCain: la política exterior.

  • 1