Local

Palop apoya direcciones transversales que homogeneicen la gestión hidrográfica

La Agencia Andaluza del Agua contará con direcciones generales "transversales" que homogeneizarán la gestión hidrográfica en las ocho provincias, según ha dicho a Efe el director de este organismo, Jaime Palop, que también aboga por crear un banco público que regule la compraventa de derechos de agua.

el 15 sep 2009 / 17:30 h.

TAGS:

La Agencia Andaluza del Agua contará con direcciones generales "transversales" que homogeneizarán la gestión hidrográfica en las ocho provincias, según ha dicho a Efe el director de este organismo, Jaime Palop, que también aboga por crear un banco público que regule la compraventa de derechos de agua.

La estructura de la Agencia Andaluza del Agua que se diseña para adaptarla a la gestión del Guadalquivir y del Acuerdo Andaluz por el Agua contará con una dirección general por cuenca, que preserve la unidad de gestión y que en la Atlántica podría subdividirse en Huelva y en Cádiz, y direcciones transversales que homogeneizarán las políticas de planificación, infraestructuras, gestión o personal en cada cuenca, según ha explicado Palop en una entrevista con Efe.

Este esquema garantiza que "todos" los andaluces reciban "un servicio con calidad", con independencia de dónde residan, según Palop, que ha señalado que el Guadalquivir "funciona como una cuenca" por lo que "la toma de decisiones no puede atomizarse y reducirse a la provincia".

Para Palop, el Acuerdo Andaluz por el Agua, la transferencia de la gestión del Guadalquivir y la aplicación de la Directiva Marco del Agua configuran "una transición" en la política hidrográfica de Andalucía entre el modelo vigente desde hace 80 años y otro nuevo que regule "este bien escaso" con criterios del siglo XXI.

"El Acuerdo por el Agua es una gran oportunidad para una gestión más moderna, que tenga en cuenta todos los intereses sociales y las nuevas demandas, y en un marco en el que ya nadie cuestiona que el agua es realmente escasa", ha añadido.

Palop ha interpretado que las reivindicaciones hidrográficas del Estatuto andaluz evidencian que se quieren "las competencias plenas porque queremos más: más servicios, más calidad, más información y más eficacia", una nueva etapa que se debe de afrontar desde una nueva "ética y moral del uso del agua" que no permita abusos, contaminación o privilegios.

"Somos ambiciosos, sabemos que no hay agua para todo lo que nos imaginamos, pero queremos sacarle el mayor partido posible a la que disponemos y no habrá modernidad en Andalucía mientras tengamos hipotecado el uso del agua por demandas de la agricultura fijadas hace cuarenta años", ha enfatizado.

Respecto al banco público de agua, Palop ha subrayado que Andalucía "no puede cerrar las puertas a ningún proyecto de progreso" por falta de agua pero tampoco debe permitir que nuevas iniciativas perjudiquen a antiguos adjudicatarios, aunque las concesiones vigentes sí tienen que "subordinarse al interés de la colectividad".

Para resolver estas tensiones, propone regular la compraventa de derechos de agua entre particulares o con la administración mediante un banco público de agua como el creado en California para comprar agua a los regantes en un periodo de sequía, lo que garantizó el abastecimiento al área metropolitana de Los Ángeles.

Este banco garantizaría la compraventa de derechos de agua ente concesionarios y demandantes "pero siempre de forma puntual y limitada porque el mercado no puede ser el que regule el agua en Andalucía", ha explicado.

Respecto a la transferencia del Guadalquivir, Palop ha destacado el reto que supone que el próximo 2 de enero esta confederación funcione "sin perder un milímetro de potencialidad gestora y de eficacia".

"El dos de enero no puede haber ni un milímetro de retroceso en calidad de la gestión", ha apostillado.

Aunque no cierra la puerta a nuevos embalses en el Guadalquivir matiza que será difícil construirlos por la dificultad de encontrar emplazamientos idóneos, el creciente coste de estas infraestructuras -el precio del agua de La Breña II, última presa del Guadalquivir, quintuplica el de la media- y por el agotamiento de los fondos FEDER.

  • 1